Mi lista de blogs

jueves, 30 de septiembre de 2010

Una huelga sin pies ni cabeza. Séneca.



Uno, a veces, no comprende como este pueblo no se pregunta ciertas cuestiones que caen por su propio peso y no censuran y combaten a la manipulación y tergiversación a las que estamos sometidos por diferentes estamentos en nuestra sociedad. Y me hago esta reflexión a toro pasado, después de una huelga inútil, irresponsable y que, con total seguridad, no tendrá continuidad en ningún tipo de medidas a tomar por el pésimo ejecutivo socialista que nos mal gobierna.

Jamás en este país se ha hecho y se volverá a hacer una huelga tan poco productiva y con tan poco sentido como esta.... y me explico. Los recortes sociales perdidos que han sido el detonante de esta chirigotada impulsada por Rinconete y Cortadillo (entiéndase Méndez y Toxo) no vienen impuestos por el ejecutivo español, son medidas impuestas y teledirigidas desde Bruselas para que nuestro país no perdiera la credibilidad y confianza de los mercados donde se provee (el país hace mucho tiempo que gasta más que genera... y la liquidez tenemos que conseguirla en los mercados internacionales vendiendo deuda) de liquidez inmediata y para poderse acoger a ese fondo, a modo de paraguas, de emergencia constituido por la U.E para socorrer a países con serios problemas económicos o en bancarrota, el caso de Grecia sin ir más lejos. El gobierno de Zapatero, vergonzosamente, no ha sido más que un guiñol en manos de una U.E que garantizó nuestra solvencia y credibilidad ante los inversores que nos prestan a cambio de estos recortes sociales que disminuyeran nuestra cuenta de gastos. Es increíble que estando en Bruselas discutiéndose la penalización a aplicar a los países que no bajen sus deudas a los límites exigidos en la Unión Europea (se está estudiando penalizar con un 0,5% del PIB, una brutalidad... en nuestro particular caso supondrían unos 55.000 millones de euros) estos extemporáneos sindicatos anden exigiendo más gastos, o los mismos, a una economía rota, cuasi quebrada y maltrecha como es la nuestra hoy en día.

¿No entienden estos sindicatos que nuestro país se ha empobrecido en estos dos últimos años y medio y que ahora pagamos las lógicas consecuencias de ese empobrecimiento?, ¿no entienden que la pésima gestión de las repletas arcas que heredó el partido socialista en su primera legislatura no se han empleado con acierto para prevenir y sortear el accidentado camino de una crisis que el gobierno ni siquiera reconocía hasta que no le dio de bruces en el "sorprendido" rostro?, ¿no entienden estos sindicatos que sin esas medidas, que ahora tanto combaten, no nos hubiesen prestado un sólo euro más en los mercados para pagar nóminas, infraestructuras y servicios estatales que, de paralizarlos, colapsarían el país y nos llevarían a una situación francamente atroz e insostenible?, ¿no entienden que el que nos presta, el inversor de los mercados bursátiles, desconfía de nuestra capacidad de pago al observar como va escandalosamente inflándose nuestro déficit, nuestra deuda y paulatinamente reduciéndose los ingresos ante tanto paro y destrucción de empresas generados durante estos dos últimos años y medio?

Rinconete y Cortadillo.

Pues nada; Rinconete y Cortadillo culpan al P.P, al empresario, a la banca, a Aznar, a los Reyes Católicos si hace falta... en vez de exigirles cuentas a Bruselas y a un gobierno irresponsable que nos mal gobierna desde hace casi siete años (dos mil quinientos días, que se dice pronto). Está dotada de mucho más sentido y coherencia la manifestación paralela de ayer de los "antisistemas" que de los trasnochados y extemporáneos liberados sindicales.

Hay dos preceptos inexorables en derecho y en economía: "el que la hace, la paga" y "la economía es como la energía, no se crea ni se destruye, simplemente se transforma"... y parece que Rinconete y Cortadillo, a pesar de los altos cargos repletos de responsabilidades que ocupan, desconocen completamente. Practican una estúpida demagogia populista repleta de supercherías y métodos "asustaviejas" para manipular y tergiversar al pueblo que, cada día más, se presta menos a oírlos ante motivos obvios.

Porque el pueblo se pregunta, señores Rinconete y Cortadillo, ¿dónde estaban los sindicatos con el primer millón de parados que engrosaba las listas del INEM?, ¿y con el segundo?, ¿y con el cuarto?, ¿y con el quinto?

Les digo yo dónde estaban: siendo cómplices, mamporreros y apesebrados de un gobierno que nos han llevado a la ruina en la que nos encontramos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...