lunes, 4 de octubre de 2010

Tomás Gómez, la cara del fin de la fiesta para Zapatero.


Es hoy portada en todos los periódicos el flamante candidato socialista para las autonómicas de Madrid Tomás Gómez. Y lo es porque ha sobrevivido a la imposición por parte de las altas esferas, entiéndase Zapatero, de su partido de otra candidata más adecuada, según Moncloa, para enfrentarse al azote socialista Esperanza Aguirre.

TG representa el rechazo de las bases socialistas hacia el que los ha venido liderando durante una década. El ciclo zapatero toca a su fin incluso para el votante socialista, quizás el más sectario de cuantos votantes acuden a las urnas españolas.


Por fin el pueblo reacciona ante el nefasto zapaterismo que ha retrasado en la historia al país al menos una década y media. Y lo peor para el más ominoso presidente de gobierno de la democracia es que su particular Caja de Pandora no ha hecho más que abrirse; los datos de la economía, con la rebaja de la mayor agencia de calificación crediticia inclusive, van a ser muy desfavorables para su gobierno en este último trimestre.

Os dejo un artículo de otro habitual del blog, Ignacio Camacho, que resume con meridiana claridad lo que ha supuesto para el zapaterismo el triunfo de Tomás Gómez.


El hombre que venció a Zapatero. Ignacio Camacho.

HAY silogismos tan simples como terminantes más allá de la lógica formal. Por ejemplo éste: Si Zapatero apoyaba a Trinidad Jiménez y Tomás Gómez ha derrotado a Trinidad, Tomás Gómez ha derrotado a Zapatero. Y lo ha derrotado dos veces, la primera negándose a retirar su candidatura y la segunda tumbando a su forzada rival y a todo el aparato federal del Partido Socialista. Esto lo entienden hasta en el parvulario y no vale que el presidente del Gobierno lleve un mes escondiendo su responsabilidad en el proceso que ha desencadenado lo que de hecho es su doble fracaso. Trini no sólo no ha podido, sino que tampoco quería, y la obligó a presentarse quien estaba en condiciones de obligarla. El mismo que no consiguió doblar la resistencia de Gómez; el mismo que consintió que los pesos pesados de su Gabinete —Blanco y Rubalcaba, los verdaderos inductores de la fallida operación «Trini puede»— se involucrasen a fondo en la batalla interna de Madrid para tratar de controlar las consecuencias de esas primarias en el cada vez más previsible debate sobre el postzapaterismo.
Tomás Gómez se ha convertido así en el primer político español capaz de vencer a Zapatero, aunque sea por persona interpuesta. Lo ha logrado a base de un estilo genuinamente zapaterista, como un espejo de la emergencia del actual presidente en el 2000: con un discurso de manos tendidas, fresco, desenvuelto y entusiasta que ha agrandado su figura desde un inicial apocamiento. Oírlo es oír al Zapatero de diez años atrás, pero con más preparación, más experiencia y más estudios; un curioso ejercicio de reencarnación de liderazgo propiciado por la evidente decadencia del líder. Gómez ha aglutinado un polo de descontento heterogéneo que va cuajando en el seno del PSOE ante la perspectiva de perder las elecciones, y que agrupa a supervivientes del guerrismo, tardofelipistas recrecidos por los vaivenes presidenciales, barones territoriales preocupados por su futuro inmediato y dirigentes damnificados por la implacable depuración ejecutada en la década zapaterista. A ellos se han sumado miles de militantes madrileños alarmados ante el desgaste del Gobierno que con su voto desean acelerar el relevo de la candidatura que más les importa: no la de la lista por Madrid a las autonómicas, sino la de las generales.
El postzapaterismo está en marcha de modo irreversible. Blanco y Rubalcaba han quedado seriamente tocados como albaceas por su implicación en la intentona fracasada, y queda por ver si Gómez podrá defender ante la rocosa Esperanza Aguirre el crédito que acaba de ganar entre los suyos. Su victoria ha abierto el melón sucesorio, pero a la tierra prometida casi nunca llegan los que empezaron el camino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...