22 enero 2011

3 de febrero, la inesperada ascensión de Zapatero o su definitiva caída a los infiernos. Séneca.


 Como bien sabéis los habituales a este blog, la fecha 3 de febrero está marcada y subrayada en rojo en el calendario del despacho presidencial de la Moncloa. Ese día comienza una extensa cumbre hispano-alemana en la que participarán Gobiernos, con ambos presidentes a la cabeza de los mismos, banca, empresarios y sindicatos de los nombrados países.


 Sobre la mesa de reunión y trabajo prevalecerán dos temas cruciales para el futuro español y europeo; la crisis de deudas soberanas y los consiguientes ataques al € y las reformas estructurales que deben de acometer los países miembros para dar sentido y consistencia al ya lejano tratado de Maastricht que ha amenazado con volar por los aires, más que nunca, con la susodicha crisis en los mercados de la deuda soberana. 




 Y es que a nadie escapa que las diferencias entre las economías de los países "fuertes" del €uro y los países cuyas economías no son significativas o están no consolidadas en el entorno de la zona €uro se han acentuado hasta convertirse en abismales. Mientras países como Alemania, Francia, Holanda y los nórdicos centran su preocupación en corregir la inflación una vez que sus economías apuntan tasas de crecimiento saludables, otros países como Irlanda, Grecia, Portugal y España apoyan la propuesta de Durao Barroso de ampliar el Fondo de Rescate comunitario para que dicha red de seguridad salve, a modo de garante para los mercados, las economías nacionales de más de un país de la U.E que caminan por los mercados sobre el alambre en un infernal ejercicio de funambulismo desde que comenzó esta crisis de deuda soberana... continuación de otras crisis que elevan el periodo de tiempo de depresión más de lo que muchas economías se podían permitir como así ha sido el caso de Grecia, Irlanda y el que parece inevitable en el caso de nuestro vecino luso. 




 Acude Alemania a esta reunión con España después de haber anunciado una espectacular tasa de crecimiento del 3,6% (la mayor tasa anual desde la reunificación) y haber corregido sus previsiones al alza para el 2.011. Acude el país teutón cuando su tasa de paro marca mínimos históricos y su consumo interno se muestra alegre como hacía años que no se daba tal situación. He ahí el por qué Trichet, obligado por estos datos, avanzó la semana pasada que los tipos de interés no siempre estarían al servicio de los países más torpes en sus ejercicios económicos y que usaría los mecanismos necesarios para corregir la inflación en la zona €uro... dicho y hecho; al día siguiente el Euribor registraba la mayor subida conocida en los últimos 3 años. 



 Nosotros acudimos a dicho encuentro en un momento de incertidumbre económica que empieza a perpetuarse demasiado en el tiempo. Con una tasa de paro descomunal, con el superávit de la Seguridad Social completamente descalabrado de un año a otro, con un índice de morosidad que se empeña en dar jaque mate a nuestro sistema financiero, con una reforma laboral, impuesta por la U.E, que de por si sola no es capaz de crear empleo y la duda mundial del que el test de estrés al que fue sometida nuestra banca fue un camelo para engañar a los mercados (que le pregunten a la banca irlandesa que también pasó dicha prueba del algodón... que en este caso sí engañó). Por no hablar de los altísimos intereses que nos están forzando los mercados financieros para digerir nuestras emisiones de deuda soberana. El único aspecto positivo que ofrece nuestra situación económica es que actualmente vive un momento tranquilo, se está dando un respiro, tras conseguir Portugal colocar sus últimas emisiones de deuda y mitigar puntualmente con ello el temido efecto contagio. Hay que significar que Portugal ha conseguido colocar sus emisiones porque la U.E ha cifrado su rescate en unos pírricos 64.000 millones de €uros, una cantidad que los mercados saben asumibles y asequibles para el controvertido Fondo de Rescate europeo.


¿Y por qué dedico el título del artículo a Zapatero cómo político y no lo uso para presentar todo lo que he escrito de economía?, muy sencillo; Zapatero acude a esa cumbre con la misión de seducir a una cada vez más "€scéptica" Merkel y convencer a la canciller teutona de que el modelo vigente europeo es posible a pesar de las diferencias estructurales y económicas de sus miembros. Para ello, Zapatero tendrá la oportunidad de mostrar a la alemana que los sindicatos lo apoyan a la hora de afrontar recortes dolorosos. Podrá argumentar, con los empresarios a su lado, que la economía española no es un pufo o modelo caduco y superado y tiende a recuperarse creando empleo y riqueza. Podrá solventar dudas, junto a los capos banqueros hispanos, respecto a la solvencia de nuestra banca y que las medidas que nos exigirán son posibles y las adoptadas van por buen camino. Si Zapatero, junto a toda la comitiva que he descrito, consigue convencer a la Merkel de que merece la pena que su país asuma la mayor parte del coste de un posible y eventual rescate de la economía española, en caso de bancarrota en pleno proceso de reconversión, no será dinero alemán empleado en vano y será recuperado íntegramente más tarde que temprano. 




 Entonces Zapatero se habrá redimido de su bochornosa presidencia europea en la que se presentó con el "cochecito eléctrico leré" y el observatorio europeo de vigilancia de violencia machista como principales bazas y argumentos en pleno desencadenamiento de las turbulencias económicas (increíble pero cierto). Se habrá convertido en apóstol para países emergentes y pobres, como son el caso de Letonia, Lituania, Polonia, Rumanía, ect..., que aspiran y suspiran por formar parte del € para poder así armonizarse e integrarse con la zona más rica y poderosa, representante del primer mundo en su máxima expresión, de Europa... en pocas palabras, su logro será mil veces más contundente y efectivo que su "Alianza de civilizaciones" de la que ya nadie habla por ninguna parte. Podrá significarse como estadista a nivel mundial (porque de la cumbre hispano-alemana estará pendiente prácticamente todo el orbe dado que el futuro del € influye muchísimo en la economía global que nos ha tocado vivir) y habría ganado un crédito político cuantioso respecto a los compromisos internos, propios de nuestro país (las elecciones generales a un año vista y muchas autonómicas en el mes de marzo), en los que realmente se encuentran los grandes enemigos de Zapatero y el PSOE. 


 En el caso de que la citada cumbre madrileña termine en fracaso para Zapatero; se habrá certificado la defunción de su carrera política y nuestro futuro económico inmediato será lo más parecido al guión de una película de suspense o terror del mítico Alfred Hitchcock (tenemos que renovar más de 200.000 millones de € en mayo de deuda en los mercados... sin un acuerdo bilateral con Alemania mejor que Dios nos pille confesados) y el futuro político del PSOE una obligada reconversión para poder volver, alguna vez, a ser partido gobernante en este país en las próximas décadas.


 Resumiendo, Zapatero se juega un "todo o nada" en las cortas distancias con una canciller alemana que lo tiene "fichado" desde las perdidas locales elecciones renanas en su país (así llegó a confesárselo a zarkozy) y argumentos tiene para engatusarla.




 En última instancia tiene la terrorista baza de presentarse el último día de la cumbre, si advierte que está fracasando en el empeño, con una gabardina que cubra, adherida a su cuerpo con esparadrapos, una cartulina con la descomunal cifra de 1.000.000.000.000 € escrita en ella y, blandiendo de forma amenazante un interruptor rojo en la mano, grite bien alto a la sorprendida comitiva alemana "TENGO UNA DEUDA DE ESTE TAMAÑO Y SÉ COMO USARLA!" con cara de suicida a punto de inmolarse... seguro que la banca alemana (acreedora en dicha deuda de una cantidad superior a los 217.900 millones de €) se echa a temblar de inmediato.

1 comentario:

  1. me gusta mucho lo que escribe y como lo escribe..siga asi por favor

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...