viernes, 4 de febrero de 2011

El acuerdo, el paro y la Merkel que nos parió. Séneca



 Hola de nuevo queridos pensadores ibéricos. Disculpad mi prolongada ausencia, son las consecuencias de la V.S (vida social) y mi apretada agenda laboral estos días atrás.


 Estas jornadas en los que no me he asomado a nuestra bitácora han sucedido importantes hechos en nuestro país. Comenzamos con un acuerdo social que ha sido la única oportunidad de sonreír para Zapatero en muchos meses. El caso es que el acuerdo es un marco ilusionante y marca una senda adecuada para salir de la profunda crisis en la que parece que nos hemos instalado a perpetuidad... pero no nos dejemos llevar por la euforia, el acuerdo social alcanzado no basta, por si sólo, para crear empleo, la gran lacra nacional. 


 Con este acuerdo se ha negociado una aceptable reforma de las pensiones que nos era exigida desde el exterior. Se ha potenciado, aunque desde una óptica indirecta, la formación y educación laboral admitiendo la F.P, los estudios universitarios y los cursos de formación como periodos de cotización... sin dudas lo mejor de dicha reforma. Sigo insistiendo que el gran problema de este país es la educación y la ausencia de un modelo económico que recogiera el testigo del agotado y  recalentado ladrillo.



 Y estos dos últimos apuntes que acabo de escribir es el núcleo duro de la incompetencia de nuestro presidente de Gobierno. Es un verdadero drama que 500.000 de nuestros más cualificados jóvenes se expatrien próximamente buscando un futuro que aquí no encuentran y nos quedemos en el país con una masa estudiante que "luce" el vergonzoso record de un 31% de abandono de los estudios antes de finalizarlos. Con semejante mercado laboral la cosa pinta bastos. Y los bastos se acompañan de espadas cuando el pretencioso nuevo modelo económico, del que se jactaba orgulloso el necio que nos preside en el 2.009 mientras lo presentaba con toda pompa en el congreso, consistía en poco más que el "cochecito eléctrico leré" y las energías renovables, con los molinillos como fiel punta de lanza de tan "magnífico" sector, que impulsarían nuestra economía. 


 El resultado es que no podemos competir con la potentisima industria automovilística alemana, francesa o italiana a la hora de desarrollar un vehículo eléctrico. ¿Cómo podemos pretenderlo con un puñado de factorías de ensamblaje de marcas extranjeras en el país y un centro de producción alemán en Martorell que, para  más inri, es la marca baja del consorcio VAG (recordar que el nuevo Seat "Toledo" procede, en un 80%, de las piezas del antiguo A4 de AUDI para reducir costes)?
 De los molinillos y paneles solares mejor no hablar... ni han significado puestos de trabajo apenas y, para colmo de los colmos, ha encarecido la electricidad en el país convirtiéndola en la más cara de Europa.



 Bien, dicho nuevo modelo económico nacional hacía continuo hincapié en el I+D en sus tropecientos mil folios que lo recogían y resulta que los profundos recortes en el capítulo de investigación y desarrollo ha llevado a la comunidad científica española a elevar un dramático SOS ante la muerte de dicho sector en nuestro país; para mear y no echar gota oiga.


 Y, a todo esto, ¡que viene la Merkel!... y Zapatitos aprisa y corriendo a establecer reformas como churros... y claro; como churros salen. Porque el nuevo plan (ya no es el A que era el FROB inicialmente, ni el B, ni el C... ya debe de ir la menestra-florero por la M, de mierda, por lo menos) para solventar, de una vez por todas, la crisis del crédito en el país ha quedado como agua de borrajas. La partida de salida para "nacionalizar" las cajas  son unos pírricos 20.000 millones de € que hicieron llevarse las manos a la cabeza hasta al socialista Solana en Bruselas cuando se enteró de tan descabellada cifra. ¿es que la menestra Salgado no conoce aún la cuantía del agujero en los balances bancarios patrios?. Pues me ofrezco voluntario para hacerle ver por donde van los tiros, asómese usted a estas barras Sra. Salgado y comprenderá por qué se "reía" Javier Solana de sus remedios por llamarlos de alguna manera:


 Coja usted la calculadora Sra. Salgado y llore conmigo... otros 20.000 millones tirados a la basura a modo de insignificante e inservible parche.


 En su momento, cuando ya era evidente que el estallido de la burbuja inmobiliaria lastraría gravemente la economía, al Sr. Solbes no se le ocurrió coordinarse con la menestra Corredor y disponer de 200.000 millones de € para adquirir viviendas a las entidades financieras (a muy buen precio) para crear un parque inmobiliario sustitutivo de VPOs y alquileres subvencionados. Se habría conseguido tener un patrimonio importante (aunque se hubiese tenido que privatizar para alcanzar esos 200.000 millones de €... ahora se está privatizando para pagar los intereses de nuestra descomunal deuda) fácilmente convertible en liquidez (opciones de compra a sus ocupantes), el estado habría absorbido el 40% del excedente de ladrillo y, con ello, enfriar los precios definitivamente; con ese porcentaje se ejercería tiranía en el mercado... el que quisiera vender o alquilar lo tendría que haber hecho en competencia directa con los precios estatales y nos hubiésemos evitado una larga agonía bajista que aún no ha tocado fondo en nuestro mercado de la vivienda. El colapso actual en el sistema económico español (el crédito habría fluido de forma constante) se hubiera evitado en su magna dimensión que actualmente padecemos. Ah, pero entonces, en el 2.008, hablar de crisis era de antipatriotas... manda huevos la cosa. Para terminar de bordar el chiste nos sale el Sr. Blanco por peteneras queriendo colocar nuestro incomestible excedente de ladrillos a los ingleses en la City. Pepiño no se entera de que allí han sufrido otra burbuja inmobiliaria en sus carnes y que el excedente de tal mercado prioritario es el irlandés al que están expuestos los mayores bancos ingleses en la actualidad.  



 Y nos querían vender ayer que la crisis ya estaba dando los últimos coletazos... unos coletazos como ostias de gorila oiga, sino ya me dirán ustedes si se puede interpretar de otra manera los 131.000 parados de nuevo cuño de hace dos días y lo que es peor, la baja en la SSGG de nada más y nada menos que un cuarto de millón de afiliados (terrorífico dato)... y, volviendo a lo expuesto más arriba: ¿Qué plan tenemos para estos parados?


 Y para rematar el cuadro aparece la canciller-dominatrix alemana (supongo que el traje de látex y el látigo los dejó para la intimidad con Zapatitos) y aplaude los recortes sociales y nos insta a seguir por esta línea de dolorosas reformas... intuyendo algunos de nosotros que se refería a la próxima a ejecutar; el adelgazamiento de nuestro sistema autonómico y el aparato administrativo-ejecutivo del país. Por si acaso, Mas y el PNV en pleno ya han puesto sus uñas a afilar y se han pintado la cara con pinturas de guerra para tal fin. Incluso tambores guerreros sonaron en Andalucía y Asturias. Vergonzoso me parece a mí que el Sr. Anasagasti presuma en directo por TVde haber dado un año de vida a Zapatero apoyándolo, él y su partido, en todas sus tropelías a cambio de un dinero que no tenemos y de otras concesiones que refuerzan su afán y objetivo independentista ante la debilidad del ejecutivo socialista en estos momentos. Saben los independentistas que un gobierno con mayoría absoluta, sea del partido que sea, no conviene para sus intereses en absoluto y más si es del P.P. Pero esto merece otro artículo y no podemos desviarnos de la Merkel. 


Por vez primera, tengo que reconocerlo así, estoy de acuerdo con los mariscadores (UGT y CCOO) al advertir que se equivoca la Merkel con su recetario recortador en nuestro caso. Allí en Alemania ha funcionado espléndidamente dicho recetario pero la economía alemana, desgraciadamente, no es la nuestra. Predica la Merkel el milagro del tijeretazo en nuestro mercado laboral y en los costes para hacer de España un país exportador: ¿exportador de qué Sra. Merkel?, ¿acaso cree que nuestro tejido industrial y productivo es el alemán?



 España debe de recuperar el consumo interno antes que seguir acentuando la balanza comercial, que actualmente pinta como nunca de positiva pero no se traduce en empleo ni en riqueza... si tenemos operativo un 70% del  tejido industrial y empresarial en España y la población ha crecido cerca de 10 millones en la última década; está claro que es el consumo interno el que hay que incentivar puesto que hay menos competencia comercial y más mercado para colocar la producción. Acompañando a los recortes, Bruselas debería de ampliar los cupos agrarios, ganaderos, mineros y de pesca a nuestro país para poder enjugar gran parte de los parados de larga duración y formación precaria que ha escupido el ladrillo deshinchado. Así sí favoreceríamos nuestro mercado interno puesto que el empleo fluiría de inmediato... más recortes nos condenan al temido cuenco de arroz y a las incómodas sandalias de esparto... pero está claro que la Merkel ha tomado el atajo más corto que, por desgracia, resulta ser el más doloroso e incierto para nosotros. Y la que paga, ella, es la que manda... ley indiscutible cuando de negociar se trata.    


En fin, que como veis me he explayado a gusto ante los muchos días sin escribir, ahora os toca a ustedes dejar vuestros pensamientos ibéricos en los comentarios. Prometo que mañana subiré un artículo mucho más lírico y de fácil digestión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...