05 junio 2011

15-M, ojalá marque un antes y un después. Séneca.


"15-M, la semilla de una flor que todavía no tiene nombre".


 ¿De dónde han surgido?, ¿quién los ha movilizado?, ¿qué pretenden?, ¿cómo se han reunido tantos y en tan poco tiempo?... estas eran unas de las muchas preguntas que se hacían todos los partidos políticos en sus sedes centrales, regionales o locales ante la avalancha de españoles que se citaron con la historia un día 15 de marzo del 2011... y lo hicieron para intentar cambiar a la citada ante el devenir oscuro de la misma y sus más negros aún augurios.


 Automáticamente el PP creyó que era una maniobra orquestada por el PSOE para dinamitar unas elecciones que se presumían triunfales para ellos. Automáticamente el PSOE creyó que era una alarma exagerada que comería en sus raquíticos caladeros electorales. Automáticamente IU intentó, sin éxito, hacer suya la iniciativa para morder más en las urnas a la otra izquierda agonizante. Automáticamente UPyD se ofreció a la espontánea iniciativa para combatir un enemigo común; el bipartidismo... aunque aceptase las reglas del juego que imponen los mismos y su propósito es el protagonismo del que gozan las dos grandes formaciones políticas en un sistema que chirría para los participantes de tal movimiento espontáneo.



 Fue otra demostración más de que los políticos en este país viven en un mundo aparte. Una demostración fehaciente de que la casta privilegiada es ajena al sufrimiento popular y que desconoce los límites a los que el pueblo está dispuesto a llegar. Una exhibición pública e impúdica de las carencias de una clase política que no concibe que el pueblo se movilice más allá de las proclamas de unos titiriteros subvencionados, de los goles de sus clubes de fútbol o los pucheros y numeritos de los histriónicos protagonistas del "Sálvame de Luxe" , "Tómbola" o cualquier otra mierda frita por el estilo que tanto se estila en nuestra telele.



 Como siempre ha sido en la historia, le ha correspondido dar el primer paso a los más jóvenes... que por eso de ser más jóvenes "pecan" de intrépidos, indomables e inasequibles al desaliento. Detrás de ellos comenzaron a  alinearse el resto. Fueron días de manifestaciones millonarias a lo largo y ancho de la vieja piel de toro.



 Hoy dicho movimiento, iniciado por la plataforma "realdemocraciaya", sigue acampado en las principales plazas del país, intentando perpetuar la protesta hasta que los "indignados" (así se ha bautizado a los participantes de las manifestaciones y acampadas) vean cumplidas un mínimo razonable de sus exigencias.



 Yo particularmente creo que en la actualidad yerran con su perseverancia. Soy de la opinión que ahora, visto el éxito inicial y la germinación de la semilla que plantaron el pasado día 15, deben de dar descanso al pueblo y retomar las acampadas o movilizaciones en días venideros claves. Perpetuarse en el éxito obtenido espontáneamente es correr el riesgo de ir desgastando tan bonito e ilusionante gesto. El español medio de a pie, ése que simpatizó automáticamente con el 15-M, no puede, por norma general, permanecer días y días acampado en una plaza pública so riesgo de desatender sus obligaciones laborales, familiares, sociales, ect... y es ahí dónde se está fraguando la fractura de los acampados con el resto de la ciudadanía. Hoy, por culpa de ese empeño de persistir en las plazas; el resto de la ciudadanía comienza a tildarlos de "perroflautas"... es posible que mueran embriagados por el éxito y una iniciativa tan loable como necesaria caiga, con el paso del tiempo, en saco roto. Hubiese sido más efectivo levantar las acampadas y volverse a reunir en las plazas el día de la Hispanidad, o la Constitución (días significativos hay bastantes por delante) y así contar con la total complicidad y connivencia del pueblo. 






 Pero voy a dejar de individualizar el contenido del artículo y vuelvo a las preguntas con las que he comenzado el mismo. ¿Quieren saber ustedes, señores políticos, el "porqué" del 15-M? Lean el breve y genial artículo de Jesús Sanz Astigarraga  publicado en el medio "noticiasdenavarra.com", el 9 de diciembre del pasado año, y obtendrán  las respuestas:

Españoles, ¿sois idiotas?

 HAY un problema laboral del colectivo de controladores aéreos que afecta al 1,2% de la población española (600.000 personas) y casi todos saltáis como energúmenos pidiendo hasta el linchamiento de ese colectivo cuando el día anterior hacen otra reforma del sistema laboral más restrictiva, quitan los 420 euros de ayuda a 688.000 parados que están en la ruina y anuncian cambios drásticos a peor en la ley de pensiones que afectan al 80% de la población y nadie se indigna ni dice nada. ¿Sois idiotas?

Estáis pidiendo a gritos al Gobierno que se apliquen medidas que quitan el derecho a la baja laboral, a los permisos retribuidos y a las horas sindicales, sacar militares a la calle ¿sois idiotas?

Estáis leyendo que mintieron en los vuelos de la CIA, en el caso Couso, que González era la X del GAL, que gente del PP cobraba de la trama Gürtel, que hay políticos que cobran más de 230.000 euros al año, pero que nos cuestan más de 3 millones de euros, que la corrupción en la política no es excepción, sino norma, que ellos mismos se adjudican el derecho a cobrar la jubilación máxima con pocos años en las Cortes y a nosotros nos piden 40 de cotización, banqueros que consiguen del gobierno medidas duras contra los trabajadores y que tenían que estar en la cárcel por delitos demostrados de fraude fiscal y no decís nada, os quitan dinero para dárselo a esa gente que cobra cientos de miles de euros año, especula con nuestro dinero, defrauda a Hacienda y seguís callados ¿sois idiotas?

Tenéis una monarquía que se ha enriquecido en los últimos años, que apoya a los poderosos, a EEUU, a Marruecos y a todo lo que huela a poder o dinero, hereditaria como en la Edad Media ¿sois idiotas?

En Inglaterra o Francia o Italia o en Grecia o en otros países los trabajadores y los jóvenes se manifiestan hasta violentamente para defenderse de esas manipulaciones mientras en España no se mueve casi nadie ¿sois idiotas?

Consentís la censura en los medios de comunicación, la ley de partidos, la manipulación judicial, la tortura, la militarización de trabajadores sólo porque de momento no os afecta a vosotros ¿sois idiotas?

Sabéis quién es toda la gentuza de las revistas del corazón, futbolistas supermillonarios pero jamás escucháis a nadie como Saramago o Chomsky u otros mil intelectuales veraces y comprometidos con vuestros problemas ¿sois idiotas?

Si mucha gente responde sí, aún nos queda un poco de esperanza de conseguir acabar con la manipulación de los políticos y poderosos.

Si la mayoría contesta no, entonces estamos jodidos.

Jesús Sanz Astigarraga

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...