sábado, 20 de agosto de 2011

La España cruel, desquiciada y cainita producto del imbécil que la mal gobierna.



 Esta España indigente, rota, perdida que ha generado el malnacido leonés que anida en la Moncloa vuelve a dar muestras de sus más repudiables carencias. La visita del Papa de Roma a la capital del reino está resultando ser todo un espectáculo dantesco y bochornoso para propios y extraños.


 De entrada, a mí me sorprendería ayer que me contasen que hoy os estoy escribiendo sobre esto. La economía da para mucho estos días y debería de centrar la bitácora... y no es así. La lectura de un artículo publicado en "El Mundo" me resultó tan escandalizadora que no me he resistido a subirla al blog. 


 Y es que la España laica y progresista que ha modelado el hijo de puta que nos gobierna durante casi ocho años comienza a resultarme ciertamente sangrante. Ya escribí en su momento sobre la negativa de Trinidad Jiménez a condenar la persecución religiosa que sufre el cristianismo en países árabes... pero lo de estos días atrás en Madrid alcanza la categoría de paroxismo.


 Yo me defino como agnóstico en cuestiones religiosas. Dudo seriamente de la existencia de un más allá tal como nos describe la Santa Madre Iglesia... pero como buen demócrata y ser civilizado admito que otros sí abracen la fe católica. Incluso soy capaz de reconocer que, para bien o para mal, Europa y España están cimentadas y estructuradas según los cánones católicos. Los capítulos de violencia y el derramamiento de odio visceral, per se estúpido, de las plataformas laicas y bajo el amparo de un movimiento, que ha girado escandalosamente hacia la peor de las izquierdas, como es el 15-M resultan simplemente vergonzosos.


 Este es el respeto y la tolerancia progresista... así se explican muchos de los males que han condenado a nuestro país a morar cerca del tercer mundo.


 La decadente España se obstina en empujar al cristianismo hacia las catacumbas como hizo en su estertores la peor versión del imperio romano.


 Y no duden que todo esto es producto del degenerado que nos gobierna. El Papa de Roma ya había visitado en muchas ocasiones a lo largo de nuestra democracia, y bajo diferentes gobiernos, Madrid y nunca había pasado esto. Ocho años de "progresismo", "socialismo" y "talante" versión Zapatero han dado para mucho...


 Sin más os dejo con el artículo firmado por la periodista Susana López-Urrutia en "El Mundo".

Cacería contra el peregrino en Sol.


Cuando tengo que ocuparme de informar sobre manifestaciones acudo con mucha antelación para empaparme del ambiente. El miércoles no fue una excepción. Cogí el Metro. Y vi un Metro tomado por jóvenes, muy jóvenes. Y vi un ambiente festivo, desde Cibeles hasta Sol. Madrid era peregrino y multicolor. Pasé por el Kilómetro 0 y vi una plaza repleta de peregrinos-turistas. Y me acerqué hasta Tirso de Molina, lugar de donde arrancaba la manifestación laica, anti Papa y, por lo que se vio, anti peregrinos.

Inicialmente el despliegue policial era discreto, quizá demasiado. Apenas una veintena de agentes de las Unidades de Intervención Policial acompañaba a la cabecera de la manifestación. Y, como era de esperar, el punto caliente fue Sol, con la llegada de los manifestantes al cruce con la calle Carretas. La Policía había abierto un pasillo de anchura suficiente para que la manifestación atravesara la zona. Fue allí donde los más radicales de la manifestación y los peregrinos cruzaron gritos: El «pederastas», «nazis» e «hijos de puta» era contestado por los pocos jóvenes que había en la zona con gritos a favor del Papa. Que nadie me lo cuenta, que yo estaba allí.

La Policía puso un leve cordón de separación en esa esquina, pero poco más. Y los manifestantes iban ganando metros. Su intención era clara. Los más radicales querían tomar la plaza. «Esta es nuestra plaza» y gritos de «fuera, fuera; menos rezar y más follar». El tono fue adquiriendo un aire amenazador tremendo. Las caras de los radicales estaban completamente desencajadas, fuera de sí. Había a quien la vena del cuello ya no se le podía agrandar más. Llevo más de 20 años haciendo información sobre seguridad y terrorismo, pero hacía muchos años que no veía tanta inyección de sangre en ojos de manifestantes. No eran todos, ni mucho menos, pero algunos daban miedo. Muchos estaban fuera de sí. «Os vamos a quemar como en el 36», gritaban a los jóvenes de la JMJ. Que nadie me lo cuenta, que yo estaba allí.

En el esquinazo de la polémica no había más de un centenar de peregrinos. No era para nada una contramanifestación. No ocupaban la zona por la que tenía que atravesar la marcha laica. Esos peregrinos eran extranjeros. Allí había italianos, belgas, australianos, franceses, italianos, egipcios... Y algún español, sobre todo voluntarios. La media de edad, menos de 18 años. Que nadie me lo cuenta, que estaba allí y lo vi en primera persona.

El Ministerio del Interior ya estaba avisado de que era una zona de riesgo, que no era recomendable autorizar esa marcha y menos por ese recorrido. Los informes apuntaban a que podía haber una importante infiltración de radicales en la manifestación de laicos.

Porque, eso sí, el grupo de radicales, violentos, que se comportaron como energúmenos, no superaría el millar en una marcha que congregó a varios miles de asistentes. La visceralidad de los ataques de esos radicales fue intensa. Poco a poco fueron tomando la Puerta del Sol. Bordearon el cordón policial por derecha y por izquierda. La siguiente maniobra, ante la inicial pasividad de los agentes, fue rodear a los pequeños grupos de peregrinos y, mediante empujones, gritos, insultos y patadas, sacarlos de la plaza. También tuve que sufrir esos empujones y patadas. Peregrinos, periodistas... qué más les daba, la plaza tenía que ser suya. Sobrábamos los demás. Que nadie me lo cuenta, que yo estaba allí.

Primero actuaron contra un grupo de apenas media docena de australianos. Después les llegó la hora a los franceses. Los italianos no se quedaron al margen. A los egipcios también les tocó.

Algunos peregrinos, veteranos, hacían frente a los insultos de los autodefinidos como indignados, que buscaban el cuerpo a cuerpo. Y así, al grito de «ésta es nuestra plaza», los radicales que participaron en la manifestación ocuparon de nuevo la Puerta del Sol. Durante estas maniobras de desalojo de peregrinos la pasividad policial fue total. No pude evitarlo. Ya al cuarto incidente de acoso, hostigamiento y empujones contra peregrinos me acerqué a los policías, que permanecían en los alrededores del edificio de la Comunidad de Madrid, para advertir de que la situación estaba tomando un sesgo extremadamente peligroso. Silencio. Que nadie me lo cuenta, que yo estaba allí.

Una vez expulsados de la plaza, los radicales dirigieron sus esfuerzos a controlar el Metro. Por allí salían decenas de jóvenes peregrinos que se dirigían a cenar. No menos de 500 personas se concentraron en la puerta del suburbano. Allí se montó la mundial. Este grupo, de nuevo incontrolado, comenzó a arremeter contra todos los peregrinos. Insultos, coacciones (ya sabéis, eso de gritarte a la cara a menos de 15 centímetros), escupitajos... La escena era tremenda. Auténticos cafres lanzando gritos y amenazas a los jóvenes (por cierto, la mayoría mujeres) que salían del Metro.

Vi mucho pánico en los ojos de los peregrinos y vi a muchas, digo bien, a muchas que al ver el espectáculo rompieron a llorar de puro miedo. Aún tardó la Policía en llegar a la zona. Abrió un pasillo para que los peregrinos salieran de Sol. Los radicales eran los dueños del Kilómetro 0. Se envalentonaron más y arremetieron contra la Policía. Y un radical con numerosos antecedentes dio el pistoletazo de salida a los incidentes.

Una botella contra los agentes y la Policía cargó. Antes, las mochilas naranjas, los crucifijos y hasta los alzacuellos eran una «provocación» para esos radicales. «Es que nos están provocando», «es que están rezando», se justificaba uno de los empujadores profesionales. Y se me ocurrió preguntar por qué les provocaban. «Porque están aquí, porque existen, porque les vamos a prender fuego otra vez, como en el 36».Madrid era hasta ahora una ciudad donde cabían todos los pensamientos. En Sol, eso se acabó
.

3 comentarios:

  1. Menuda pelicula que te has montado... Yo tambien estaba en la plaza y no fue, ni mucho menos, como cuentas.
    En un acto pagado por todos los españoles (laicos incluidos) y al que solamente tienen "derecho de asistencia" una minoria papista, el resto tiene, como poco, derecho a expresar su opinión sea o no sea del agrado de los asistentes. Faltaría mas. Fijate, como ejemplo de los que defiendes y posible causa de las "caras desencajadas por el odio" mira el valiente defendido por NUESTRA policia como levanta un dedo al personal.
    Como puedes pedir respeto a nadie si ni tu mismo respetas a la gente, es como si yo te llamo BASTARDO HIJO DE PUTA para pedirte que no insultes a Zapatero.

    ResponderEliminar
  2. Vaya, un militante del talante y progresismo negando lo que se hizo eco toda la prensa nacional e internacional... y defensor del peor presidente de la historia de la democracia.

    Umn, tú estabas allí para tirarle caramelitos a los católicos, como no...

    http://www.que.es/ultimas-noticias/sociedad/201108191400-2011-defensor-menor-investigara-sobre-cont.html

    http://www.que.es/ultimas-noticias/sociedad/201108191805-2011-denuncian-agresiones-tres-menores-cont.html

    http://www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=17164

    http://www.publico.es/espana/392129/el-defensor-del-menor-investiga-si-hubo-agresiones-a-peregrinos-en-la-manifestacion-laica

    http://www.hechosdehoy.com/dolores-carrion-pudo-evitar-las-agresiones-a-los-peregrinos-en-madrid-10868.htm

    Por cierto, el artículo lo firma Susana López-Urrutia, no yo... y mi condición espiritual es la de agnóstico, no soy creyente católico ni de ninguna otra religión.

    ¿Qué lástima que a Zp no le diese tiempo a legalizar chekas eh anónimo? ;)

    ResponderEliminar
  3. Por cierto, tus maneras y modales son propios de los de tu calaña: desprendes talante y progresismo por doquier.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...