lunes, 3 de octubre de 2011

El último bastión del zapaterismo languidece, retrato de un militante.


 La defunción del zapaterismo en España se está produciendo de una forma paulatina pero intensa, propia de dolorosa agonía. Es lo que todos sospechamos cuando vemos los resultados de los últimos comicios celebrados en el país, cuando observamos los resultados desoladores de las últimas macroencuestas referente a la intención de voto en las generales o las continuas deserciones que ya se vienen padeciendo en el entorno de la rosa socialista.


Pero hay un detalle que se nos escapa a los que no hacemos vida de partido con el PSOE... algo que sólo conocen los militantes activos socialistas que están oyendo tambores de guerra en el último bastión del socialismo zapateriano: la Andalucía griñanista.


Detalles se veían desde fuera... era lógico que el próximamente derrocado gobierno socialista se curara en salud y situase a sus vacas sagradas en puestos de las listas donde no peligrara su continuidad en la poltrona. Que Chaves, Guerra, Zarrías o Trinidad Jiménez encabecen las listas en Cádiz, Sevilla, Jaen y Málaga era toda una declaración de intenciones al respecto, ¿pero cómo ha encajado este movimiento el socialismo de base andaluz?


lean y compruébelo.




El Psoe en su laberinto. Bomarzo (Juanjo Ibáñez).


"El Psoe anda perdido en su laberinto, en plena y peligrosa caída libre. Acompañando a esa estela que nos deja la crisis."



No me aclaro. Me imagino a un equipo de fútbol de los que habitualmente encabezan la tabla y por infortunios diversos, mala planificación, coyuntura globalizada y demás contubernios, se ve abocado, a falta de cinco jornadas, al descenso de categoría. En ese mismo momento, el presidente de este ficticio club decide renovar a todos sus veteranos jugadores, que obviamente han sido claves en el descenso, para defender en segunda división y en terrenos más tortuosos, lleno de desniveles, con un césped discontinuo y donde dan patadas de las de verdad, lo que no han sabido mantener cuando transitaban por verdes, mullidas y frescas alfombras y con fondo de armario, es decir, presupuesto. 


Y me explico


 El Psoe nacional que, a Dios gradas, vislumbra el final de la era Zapatero y su triste discurso, ha terminado por confundirse a sí mismo entre el vilipendiado término renovación política con lo de renovar los contratos de la veterana plantilla del descenso, esa misma que ha participado tan activamente en la actual política del descrédito. Que Chaves, Guerra, Zarrías o Trinidad Jiménez encabecen Cádiz, Sevilla, Jaén y Málaga puede entenderse de muchas maneras, pero desde luego no como llamada a la movilización de los fieles activos y, mucho menos, como estrategia de futuro para sacar al equipo de la segunda división a la que casi seguro les mandarán con rigidez las cristalinas urnas del 2041. ¿O no? ¿O alguien les ve a ellos y a los fieles escuderos que en muchos casos convenientemente les acompañarán en listas, bajo el democrático dedazo asambleario -no se entiende tanta asamblea cuando todo estaba pactado, y me explicaré luego, de antemano-, ejerciendo con rigor el trabajo que necesita una férrea oposición para recuperar lo perdido? ¿Cuál es el mensaje que le dan a su militancia y a aquellos que a contracorriente hacen el día a día de los pueblos y que no encuentran, nunca, acomodo en listas aún ganando elecciones? Y conste que nadie discute el peso histórico de quienes fueron jugadores de primera, pero presentarse para perder, como harán, y hacerlo cuando todo el mundo sabe que, según el caso, pero en general no pelearán el futuro, que no lo harán, solo deja un motivo para la causa y es simple y llanamente el perpetuarse como cobro a los años de servicio. Cierto y triste. El país no lo merece, Andalucía tampoco, esas tierras por las que tanto hicieron mal o bien según quien o cual opine, y a las que se aferran porque deben de pensar que son suyas. Y no.
Andalucía, -que es lo que más me mueve, se dispersa en lo qüe pretendió Griñán y que a día de hoy ha terminado por no ser. Socialistamente hablando, digo. A Susana Díaz, la secretaria de Organización del Psoe de Andalucía, donde más cómodamente debe sentirse -por eso no la ha abandonado en la secretaría de Organización del Psoe de Triana-Los Remedios, donde como todo siga como va larga vida le aguarda, o tampoco-, se le está yendo todo tanto de las manos que su rimbombante título corno organizadora brilla exactamente por lo contrario. ¿Organización? Boquiabierta deben haberse quedado ella y otros con el sutil movimiento de Gaspar convenciendo a Rubalcaba para que se lleve a Madrid a Micaela Navarro y posicionarla, directamente, en el debate sucesorio del sillón grande donde, hasta ahora, nadie había más que Griñán y su pensamiento. Ya hay.



"Elegid a los mejores y más capacitados y vigiladlos como si fuesen canallas" Pablo Iglesias.


Y de nuevo Cádiz

Lo que pasó el jueves en el comité provincial se inició en el llamado congreso de la renovación. No se rían con la comparación de lo que pretendió ser y hoy es. Cabaña, que hace dos meses lió la mundial para ser portavoz de Diputación y ahora quiere abandonarla para dejar su sillón, casualidades, al hijo del ex consejero de Gobernación, Luis Pizarro (y nadie entiende la que armó para ahora irse);pactó con Susana Díaz y otros ir al Congreso y, a cambio, meter a Juan Cornejo en puestos de salida. Susana, que sabe cómo se las gasta el príncipe de Benalup, llevaba toda esta semana llamándole y éste, que legisla cuando quiere el país de los malos, sin cogerle el teléfono. Insisto, no se rían. De los 240 miembros que conforman el comité provincial solo se inscribieron 149, entre los que por casualidad no se encontraba ese Francisco Menacho tan hábil que cuando arrecia levante fuerte del estrecho se pone de perfil y quita de en medio, a la voz de ya y ese día, por ineludible asunto de agenda -estaba en Granada y alguien tal vez debería medir el gesto porque si se borra para lo feo tal vez debería de borrarle para lo bonito. Lo del Parlamento, digo, y solo digo, tal vez-. Sigo. Cuando los críticos, o sea griñanistas, llegan al comité y ven que Cornejo no está, como se intuía, Susana, informada por la tropa de a pie, coge el teléfono y empieza a llamarles para que se vayan y hagan declaraciones posteriores mostrando disconformidad con la lista, no con que Chaves la encabece, con los demás. Se van todo los críticos pero a  hacerse la foto y a declarar el mensaje ante la prensa solo se prestan algunos, entre ellos Pilar Sánchez, Nando, Tomás Herrera, Verdú y Manolo García -casualmente ninguno ha ganado en su feudo-, y los demás se quedan y entre ellos presencias no entendidas como la del sanroqueño alcalde Ruiz Boix. Los que salen pitando lo hacen con sonrojo por el lamentable espectáculo, porque el partido se descompone públicamente y lo hace a dos meses de las generales, porque dan ganas de "darse de baja", porque no se puede hacer peor y porque entienden que hubiera sido mejor votar en contra de la lista a que se defienda el alto índice de abstención como pretenden desde Sevilla. Cabaña gana. Los que se quedan respaldan la lista por mayoría, mete a Mamen Sánchez de dos porque dice que aunque las asambleas locales le han votado a él por delante, y no se corta un pelo, le cede el turno por "cortesía". Y sigue sin cortarse un pelo a pesar de que en seis de las ocho poblaciones de más de 50.000 habitantes ha, estrepitosamente, perdido. Y Mamen juega a todo eso porque es el único camino que ha encontrado para mantener su asiento en Madrid, donde su confortable vida pretende tener continuidad. A De la Encina le ponen de cuatro, que no saldrá y Cornejo al Senado, que probablemente sí.
Griñan también llama a los que se han ido y lanza mensajes; como siempre, en el sentido de que el regional no aceptará lo que ha pasado. Pepe Blanco, Pepiño, dice que esta lista es "un asco", todos muy cabreados, Pero Cabaña ha logrado, pese al criterio en contra de las asambleas locales, que oficialmente se apruebe. ¿Yahora qué? Primero todos comenzarán con el mensaje típico de que todo esto "forma parte del proceso interno y democrático de un partido donde los órganos competentes tienen la potestad de debatir en libertad y respeto, y no como hace el PP que designa a dedo, como hizo el del bigote con Rajoy y tal y tal y tal...". Cháchara. No discutiré, al menos hoy, la visión política del presidente, pero en lo orgánico es un enorme desastre, a lo expuesto me remito y al hecho de que su Andalucía socialista renovada concurre a las generales con Chaves, Zarrías, Guerra y Jiménez, Trini, que en su discurso inaugural como candidata por Málaga se deja ver al patinar sonoramente cuando dice que apoyará todas las obras que "sean en beneficio de los ciudadanos madrileños, que es lo que nos toca". Agrupación malagueña del Psoe detrás, militancia delante. ¿Madrileños? Perdón, corrige, "malagueños". Como los dos empiezan por m... Un lapsus lo tiene cualquiera, la cuestión es el significado que se le quiera dar. Ya mí se me ocurre, al menos, uno. Otra cosa, Rubalcaba ha sido diputado por Toledo, Madrid, Cantabria y Cádiz y aunque sea lícito me pregunto si no lo es más que a cada tierra la defienda quien la trabaja y conoce y al menos yo opino que quienes defiendan Andalucía y/o Cádiz en Madrid sean andaluces y/o gaditanos, que tal vez sean peores, pero nuestros. 






El laberinto 


El Psoe anda perdido en su laberinto, en plena y peligrosa caída libre, acompañando a esa estela que nos está dejando esta crisis financiera que poco a poco, como anuncia la directora del FMI, desemboca en una más peligrosa que es la crisis social. Más paro y como siga creciendo, y la situación está al límite, a alguien le da por comenzar lo que después sucedió en Túnez. O tal vez no, ojalá. Pero mientras, ese equipo del descenso, ese mismo que no vio lo que venía porque se trataba solo de una "desaceleración económica" y de un cuento del PP, y que en consecuencia en su momento no adoptó las medidas oportunas, repite. Premio. Solo falta que recuperen a ZP para cantar bingo. Los ciudadanos decidirán, pero a este paso el tortazo que se puede llevar ese Psoe que solo se agarra al impuesto de patrimonio y a la educación porque no hay más, puede ser de campeonato. Tanto que a lo mejor se quedan en cien diputados en Madrid y en congreso refundatorio para febrero y da temor que el PP navegue con un portaaviones de cerca de 200 diputados mientras los demás van en barquita que hace aguas. Sea el PP o quien sea. O quizás no, quizás el país necesite hoy de un gobierno con manifiesta autoridad —insisto, da miedo-, y al propio Psoe le venga bien una barquita, arribar en orilla y seleccionar nueva marinería y rumbo. En Cádiz, y termino, ha estallado la guerra justo en el momento que debería haber estallado la paz, que es lo que el ciudadano necesita para creer que es posible salir, para frenar esa crisis social que tímidamente comienza a filtrarse por diferentes cauces y para que las empresas crean que quienes nos representan son capaces de ofrecer soluciones. Pero en cambio, ha estallado la guerra, y ni eso le viene bien por el descrédito general a ese vaso comunicante que para el Psoe es ese PP que hoy desmenuza el legado, tortuoso, hallado en municipios, mayoría de diputaciones y pronto en la nación. Veremos si también en la Junta. 
El BOE, acabo, publicaba esta semana la licitación para adjudicar desde el Ministerio de Economía y Hacienda 1.825 lotes navideños para empleados por un valor de 700.000 euros. Debe ser que ya es Navidad en El Corte Inglés. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...