30 mayo 2012

Desmontando Bankia (I). BFA, camina o revienta.



Ante el aluvión de noticias de vital importancia que sacuden la actualidad económica española, hoy os subiré dos artículos al blog para intentar acoger en la bitácora lo más importante de cuanto se está cociendo en la actualidad económica y financiera de España.

Hoy tocaremos el primer capítulo del Bankia y la salida de MAFO del Banco de España. Respecto a Bankia comenzaremos desgranando la cuasa principal de su desplome: el "banco malo" BFA.


BFA, camina o revienta.

BFA fue creado para salvar Bankia... y terminó contaminando al banco cotizado. Las dudas sobre el proceso de segregación de activos y la estructura societaria del hólding han rodeado a la entidad desde su creación. Terminó contaminando al banco cotizado.
Recapitalizar al hólding antecesor de Bankia a toda costa, a través de su salida a bolsa, y evitar la entrada del Estado. Éste era el objetivo principal que perseguían los gestores de Banco Financiero y de Ahorros (BFA), las siete cajas fundadoras y accionistas, los asesores, el auditor, los bancos de inversión, el supervisor y el propio Gobierno a principios del verano de 2011. Todos estaban convencidos de que la operación era vital para la entidad, el sector financiero y la economía española, pese a los riesgos que implicaba. Con esta premisa, BFA, que entonces presidía Rodrigo Rato, diseñó la estructura del grupo Bankia-BFA, que se dividió en dos: una entidad cotizada (Bankia) y un banco malo (BFA), que se concibió para salvar al grupo y que finalmente terminó arrastrándolo a su nacionalización.
http://celeming.files.wordpress.com/2012/05/110512.jpg


El modelo, que en una primera fase en febrero de 2011 implicó el traspaso de los activos y pasivos financieros desde las siete cajas fundadoras a favor de BFA, supuso que los activos que se quedaron en la matriz eran los de menor rentabilidad. Estos obligaban a un elevado consumo de capital y, en caso de que pudieran enajenarse a un potencial inversor, tendrían un mayor descuento. Por exigencias fiscales y mercantiles, se agruparon los activos en función de su rama de negocio.

De este modo, BFA se hizo con la participación en la entidad a través de la que se ejercía la actividad financiera (Bankia), con el suelo adjudicado y con los créditos problemáticos garantizados con terrenos. También asumió las participaciones preferentes que había suscrito previamente el Frob por 4.465 millones, además de varias emisiones de deuda corporativa (ver información gráfica).



Liquidez.

Mantener las emisiones de deuda en la entidad no cotizada permitía incrementar la capitalización de Bankia. Estos títulos tenían que ser a medio o largo plazo, ya que se entendía que no podían suponer una concentración de vencimientos a corto plazo que tensionaran la liquidez de BFA.

El hólding integró activos por 40.091 millones de euros, frente a los 274.841 millones del futuro banco cotizado.

Esta segregación de activos fue la segunda que se realizó en un mismo año, 2011. Se realizó entre BFA y Bankia, y se llevó a escritura pública el 28 de mayo, dos meses antes de la salida a bolsa con la que captó más de 3.000 millones de euros.

Las dudas respecto al proceso de segregación de activos y a la estructura societaria del grupo (banco malo BFA-banco bueno Bankia) han rodeado a la entidad desde su constitución. El trasfondo siempre ha sido el mismo: había incertidumbre respecto a si el grupo tenía suficiente potencia para financiar y soportar sus activos problemáticos, que suponían cerca de un 20% de su balance.

"[Con la estructura societaria adoptada] maximizamos los intereses de las cajas accionistas y de los clientes y ofrecemos al mercado lo que se cree que quiere tener", apuntó hace un año el ex presidente Rodrigo Rato, en la antesala de la salida a bolsa. "La clave de la sociedad hólding está en su financiación, en ser una sociedad que no dependa financieramente de líneas de crédito del banco cotizado. Es una estructura transparente y eficaz", subrayó Rato.

La realidad, acentuada por la persistente crisis económica, ha evidenciado que no era tal. Las cifras individuales de BFA, aunque no reflejan todos los ingresos de la matriz en términos consolidados, muestran que la capacidad de generación de resultados era insuficiente para afrontar el deterioro de los riesgos contraídos en el sector inmobiliario, 52.000 millones en todo el grupo, de los que más de 15.000 millones, los de peor calidad, están en BFA.

En términos individuales, los ingresos puramente financieros de la matriz se situaron en poco más de 770 millones a cierre de 2011. Procedían, en su mayor parte, de inversiones en renta fija y de depósitos en otras entidades, ya que los ingresos de la cartera de créditos (préstamos respaldados por suelo morosos o con riesgo de impago) apenas aportaron 136 millones.

BFA ingresó 770 millones, insuficientes para cubrir los 1.300 millones que necesita para remunerar las emisiones de deuda de su pasivo, fundamentalmente, las participaciones preferentes (ya capitalizadas) suscritas en su día por el Frob; preferentes y subordinadas colocadas por las siete cajas de la fusión y otras emisiones de deuda. En total, unos 22.000 millones en deuda que vence entre 2012 y 2035 con cupones que oscilan entre el 1% y el 7,5%.

BFA-Bankia, la entidad nacionalizada de mayor tamaño con 318.000 millones en activos

El hecho de que BFA pudiera terminar contaminando a Bankia ya era uno de los escenarios que barajaban todas las partes implicadas cuando se preparaba la salida a bolsa. En parte, ese riesgo así aparecía recogido en el folleto de la oferta, aunque en público este aspecto se trataba de puntillas.

Finalmente, el desplome de la acción, el deterioro macroeconómico, los cambios regulatorios y la presión de los mercados y de los organismos internacionales han arrastrado a Bankia/BFA hacia la nacionalización.

Foto de Bankia se desploma un 16% tras declarar su matriz BFA pérdidas de 3.300 millones en 2011

La hoja de ruta de Goirigolzarri para solucionar el fallido planteamiento del banco malo BFA.

1) Bankia/BFA recibirá 23.465 millones de apoyo público para sanearse. José Ignacio Goirigolzarri preside el grupo, tras la salida de Rodrigo Rato.

2) El nuevo ejecutivo llega a la entidad con el aval del Ministerio de Economía. Goirigolzarri heredó el modelo banco bueno-banco malo de Rato.

3) El presidente tiene en estudio la posibilidad de fusionar Bankia y BFA. Pese a que sostiene que no habría grandes ahorros en la gestión, sí se simplificaría.

4) La operación se estudiará y se tomará la decisión sin urgencia, según indicó Goirigolzarri el pasado sábado ante una presentación de analistas.

5) La fusión permitiría reducir los órganos de gobierno del grupo, que hoy cuenta con dos consejos de administración y dos juntas de accionistas.

6) Goirigolzarri ya ha renovado el consejo de Bankia, con la salida en bloque de los vocales anteriores, pero ha mantenido el de BFA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...