25 junio 2012

El rescate a la banca: "Nunca digas nunca jamás"

Imagen de http://crisiseconomica.mi-foro.net/

El rescate de la banca supone un antes y un después en la crisis más intensa, que se ha convertido en la historia de una negación. Cuando los países europeos engordaban su déficit público para recapitalizar sus entidades, el expresidente Rodríguez Zapatero se jactaba, semanas después de que se dejara caer a Lehman Brothers, que "el sistema financiero español es quizá el más sólido de todo el mundo". Lo dijo el 25 de septiembre de 2008.



Aunque la realidad fue superando día a día los diagnósticos más pesimistas, el expresidente es la viva imagen de una larga cronología de afirmaciones y desmentidos. El 11 de noviembre de 2007 dijo en una reunión con su grupo parlamentario que "el Gobierno ha situado a España en la Champions League de la economía mundial". En dicha competición, "España es la que más partidos gana, la que más goles marca y la menos goleada", se atrevió a decir. Meses antes la crisis financiera mundial había comenzado: Bearns Stearns anunció en julio de ese mismo año la quiebra de dos hedge funds por las pérdidas de las hipotecas subprime. España descartaba entonces que esta explosión le fuera a afectar, aunque ya se observaban evidentes síntomas de debilidad macroeconómica en el país.

Pero Zapatero no fue el único que se aferró a la salud de los bancos y de las cajas mientras que España se gastaba fondos públicos en medidas de estímulo fiscal como el Plan E, unos recursos que se podrían haber destinado a sanear el sector financiero. Otro de los actores que han llevado a España a la actual situación es Miguel Ángel Fernández Ordóñez, ex-gobernador del Banco de España.



"El sistema financiero tiene solidez pero no es inmune", señalaba en abril de 2008, cuando aún no había estallado la Gran Recesión. Medio año antes, en septiembre de 2007, llegó a decir que el sistema financiero español "no puede estar mejor preparado" para hacer frente a la crisis subprime, y que la economía española sufrirá una suave desaceleración "deseada". Finalmente la economía se desplomó un 3,7% en 2009 y podría caer de nuevo este año hasta un 1,7%, según las previsiones de los principales organismos internacionales.

Alfredo Pérez Rubalcaba

De hecho, España fue invitada en noviembre de 2008 a la cumbre del G-20 precisamente porque su sector financiero era considerado un ejemplo. El exministro Pedro Solbes dijo entonces que "uno no entra a desayunar un café con churros y por la tarde está refundado el capitalismo". Realmente tenía razón. En esas reuniones todos los asistentes acordaron garantizar la solvencia de las entidades y se comprometieron a impulsar medidas para impulsar la demanda interna. El Gobierno socialista aplicó sólo lo segundo. Alfredo Pérez Rubalcaba también contribuyó con su granito de arena a la historia de la negación. "España tiene un buen y sólido sistema financiero, y unas cuentas públicas saneadas", señaló en octubre de 2008 para atizar al PP.

Elena Salgado

La llegada de Elena Salgado al Ministerio de Economía supuso un antes y un después más evidente en el sector financiero. En junio de 2010 señalaba que "habrá menos entidades pero más sólidas". La segunda parte del augurio nunca llegó a cumplirse. Nada más hay que observar el resultado de la fusión de Bankia, la suma de siete cajas de ahorros que ahora necesita más de 23.000 millones de euros para sanearse. Pero a pesar de que el agujero crecía, la número dos de Zapatero se dedicaba a defender la "solidez" de las entidades (13 de diciembre de 2010) frente a los informes de agencias de ráting como Moody's, que alertaban de los problemas a los que se enfrentaba el sector.

Gestión desenfocada

Tan desenfocada estaba la gestión de la crisis financiera que el expresidente dijo en noviembre de 2010, un año antes de dejar La Moncloa, que la reforma del sector financiero terminaría en Navidad (un año y medio después está más abierta que nunca). Zapatero también defendió en julio de ese mismo año que había que privatizar las cajas para salvarlas de la "muerte dulce" (ahora hay más entidades nacionalizadas que nunca). El exsecretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, dijo que la "vía del crédito esta abierta" en España el 28 de octubre de 2010. Dos meses después dijo que era evidente el "potencial" de crecimiento del país gracias a la reforma financiera.



Cuatro años después, Mariano Rajoy se ha visto obligado a romper la baraja: ha tenido que pedir auxilio a la Unión Europea para tapar el agujero de sus entidades financieras, que aún siguen sufriendo los cruentos efectos del estallido de la burbuja inmobiliaria. Pero el 28 de mayo de 2012, dos semanas antes, el presidente negaba taxativamente que se fuera a pedir un "rescate para la banca", una declaración de intenciones que justificó enseguida bajo el pretexto de que no se pueden "televisar" las negociaciones con la UE. Para hacer justicia, a diferencia de Zapatero, Rajoy sí que reconoció durante la última campaña electoral que hacía falta una drástica reforma financiera, aunque hizo una promesa que ha quedado en entredicho: "No voy a dar ni un duro a la banca".



Al igual que el PSOE, el PP también se ha sumado a la oleada de desmentir la evidencia. El Ejecutivo ha negado por activa y por pasiva en estos últimos cinco meses, hasta que no ha habido maneras de seguir ocultando lo evidente, que fuera necesario un auxilio financiero para recapitalizar las entidades. El ministro de Economía y Competividad, Luis de Guindos, rechazó que fuera necesario un rescate para la banca el 27 marzo.

Cristóbal Montoro

El titular de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, dijo que un rescate era "técnicamente" imposible y que no vendrán "los hombres de negro". Para colmo, el ministro de Industria, José Manuel Soria, y la secretaria de Estado de Presupuestos, Marta Fernández Currás, llegaron a negar el salvamento horas antes de que se produjera. La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría fue más ambigua en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros. La incógnita ahora es si el rescate que ha pedido el Gobierno para salvar a la banca es definitivamente el final de la historia. Todo indica que continuará...





2 comentarios:

  1. rajaparo dimision

    derecha extincion

    Con el PSOE cobrabamos mas dinero al pagar menos IRPF

    ResponderEliminar
  2. Que desmadre de politicos. Estos articulos a pesar de ser tan rigurosos y certeros producen un decaimiento importante.

    Y si ya es descorazonador leer el articulo lees el primer comentario y no sabes donde esconderte.

    Felicidades por el articulo Seneca.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...