25 julio 2012

El Banco de España se suma al cebamiento con la economía española. El consumo se desploma a pesar de la subida del IVA en septiembre.



El Banco de España no quedó de brazos cruzados y también se sumó al festín de malos datos con el que nos están indigestando desde todos los lados. Confirmó, el pasado lunes, que la gravedad de la recesión española va en aumento. El PIB, según el BdE, cayó un 0,4% en el último trimestre computado, el segundo trimestre del fatídico 2012.


O sea, el aumento del socavo respecto al primer trimestre es de 0,1 puntos pues el primer trimestre se cerró con una caída del 0,3%. Dicho en cristiano: el enfermo agrava su estado. Las causas las halla el BdE en el desplome de la demanda interna por la caída del consumo interno y los recortes en el gasto público.


Si el próximo lunes el INE confirma el dato del PIB, ratificará también que España está todavía en la fase aguda de la recesión, que se prolongará hasta 2013, según las previsiones del Ejecutivo y de los principales organismos internacionales. Éste es uno de los temores de los mercados, que están castigando duramente a España a pesar de que el Gobierno esgrime la capacidad de crecimiento como arma frente al rescate total.

La razón del empeoramiento no es nueva. Reside en el desplome de demanda interna, que a su vez deriva de una caída más acentuada del consumo privado y del gasto público. "La demanda nacional retrocedió de forma más acentuada que el trimestre anterior (-1,2% frente al -0,5%), pues el gasto de las familias y la demanda de las Administraciones Públicas se contrajeron a un ritmo más rápido", asegura el informe de julio y agosto del Banco de España.


El supervisor advierte de que en el segundo trimestre del año se acrecentó la debilidad del consumo privado, que podría verse más perjudicado si cabe por la subida del IVA que entrará en vigor el 1 de septiembre. El Banco de España estima que este componente de la demanda experimentó un descenso intertrimestral del 0,5% frente a la tasa del 0,1% del primer trimestre. Y considera "esta contracción coherente con la persistente debilidad del mercado de trabajo" y las escasas expectativas de que se recupere en el corto plazo.


La caída del gasto público es, según el Banco de España, otro de los factores que están contribuyendo a la debilidad de la demanda nacional, a pesar de que no se están cumpliendo los objetivos comprometidos de reducción del déficit público. Eso sí, el supervisor considera que esa desviación podrá corregirse con el último paquete de medidas adoptadas por el Ejecutivo, que incluye la subida del IVA, la supresión de la paga de Navidad a los funcionarios y la reducción de las prestaciones por desempleo, entre otras.


Frente a la flaqueza de la demanda interna, con una contribución negativa al PIB de 1,2 puntos porcentuales, destaca la fortaleza del sector exterior, el pilar sobre el que se asienta la economía española en estos momentos. El Banco de España estima que la contribución de la demanda exterior neta al crecimiento intertrimestral del PIB "aumentó sustancialmente en el segundo trimestre del año, hasta alcanzar los 0,8 puntos porcentuales" debido a la recuperación de las exportaciones.

El Banco de España también advierte de que continúa el ajuste en la construcción, como ratifica el INE, que ayer dio a conocer una caída de las hipotecas del 30% en mayo. Sumando ya 25 meses de caídas ininterrumpidas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...