03 julio 2012

Paul Krugman: "El destino de España es el destino del Euro"


Uno de los gurús más respetados por la City es, sin dudas, el Nobel Paul Krugman. Junto a Soros y Roubini forman el trío de oráculos sobre los que ingleses, asiáticos y americanos articulan sus movimientos bursátiles y financieros a través de sus vaticinios.


Hoy os subo una entrevista suya que no se encuentra en la red, publicada este mismo día en "Expansión" edición papel, en exclusiva para los pensadores ibéricos. De la entrevista se extraen interesantes perlas como "será un desastre si el BCE no baja los tipos de interés este jueves" (ya sabéis qué pasará con la prima de riesgo y la bolsa si el BCE no lo hace) o "la recuperación española sólo se conseguirá llenando el vacío de la burbuja inmobiliaria". Sin más os dejo la entrevista.

El pasado 14 de mayo, el pánico recorrió España. El culpable fue Paul Robin Krugman (Nueva York, 1953), uno de los economistas más influyentes de la última década. Aquel día, en su columna semanal de The New York Times, el ganador del Nobel de Economía en 2008 vaticinó un corralito en el sistema financiero español, similar al que sufrió Argentina en 2001 y que dejaría sin ahorros a millones de personas. Su advertencia fue incluso replicada por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. Krugman, defensor de las teorías keynesianas, vuelve a cargar contra las recetas de austeridad en su nuevo libro, ¡Acabad ya con esta crisis!

¿Cree que, en la última cumbre europea, España e Italia consiguieron doblegar a Alemania?

Por lo menos, la cumbre no ha sido un desastre, y esto en sí mismo ya es una sorpresa positiva. A raíz de la reunión del primer día, el jueves, estaba convencido de que iba a salir todo mal porque parecía que Europa sólo se reafirmaba una vez más en la defensa de la austeridad. Pero parece que los alemanes han sido obligados a ser menos estrictos en lo que a la recapitalización bancaria se refiere. Lo que ha sucedido es como si los países del Imperio Romano advirtieran a los germanos de que, si no colaboran con ellos, llegará el desastre. Dicho esto, lo acordado en la cumbre es sólo un pequeño paso porque sólo resuelve en principio el problema de los bancos, pero no el de la deuda soberana o la competitividad.


En esa alianza entre Monti y Rajoy, ¿quién cree que llevó la iniciativa?

No sé cómo funcionan esas dinámicas pero, sin ninguna intención por mi parte de criticar a Rajoy, parece más probable que Monti tuviera el papel protagonista. Porque, después de todo, es el hombre que ha colocado la troika al frente de Italia, y eso le otorga una mayor autoridad moral para plantarse ante Europa y reclamar un respiro. Monti está contribuyendo mucho a mejorar la situación actual.

¿Debe Angela Merkel repensar totalmente su postura frente a los estímulos económicos públicos?

Los estímulos fiscales que pueda proponer Alemania tendrían un efecto limitado. Lo que necesita Europa son estímulos monetarios, sobre todo una política expansiva por parte del Banco Central Europeo (BCE). Y eso no se ha acordado en la cumbre, tan sólo se ha apuntado hacia una posible compra de deuda del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE). La próxima cita decisiva es la de este jueves: si el BCE no baja los tipos de interés, será un desastre.

¿Qué opina sobre el intento de Holanda y Finlandia de bloquear las compras de deuda del MEDE?

No conozco los detalles pero, o bien están presionando para que Alemania asuma todos los riesgos de las tensiones de la deuda, o sencillamente están siendo estúpidos. Porque hay que estar muy ciego para no ver que la estrategia europea no ha funcionado hasta este momento.

Entonces, ¿cuál es la panacea para la crisis de deuda: inyección de liquidez del BCE, compra de deuda del MEDE, eurobonos...?

De alguna manera, todas estas medidas cumplirían la misma función: reducir los costes de financiación de los países. Y España es el lugar clave para que esto se resuelva. Lo he dicho muchas veces: el destino de España es el destino del euro. Hay que mantener la financiación de la deuda española a unos intereses tolerables, por lo menos por debajo del 5%. Pero, respondiendo a su pregunta, no sabría decir cuál de los métodos es del definitivo, pero creo que al menos habría que impulsar más de uno.

¿Qué país es el eslabón más débil de Europa?

Sin ninguna duda, Grecia está ahora en una posición tan débil que lo más seguro es que abandone el euro este año o el que viene. Dependerá de acontecimientos puntuales: por ejemplo, que el Gobierno griego se quede sin liquidez, que el BCE se niegue a ayudar a los bancos que quiebren o que la propia sociedad se harte de que el desempleo y la recesión no se detengan.

Rescate bancario de España

¿Será suficiente el rescate a la banca para que se recupere la economía española?

No, lo único que hace es cortocircuitar el círculo vicioso creado entre la deuda bancaria y la deuda pública. Pero devuelve a España a la situación en la que estaba hace pocos meses, porque el paro sigue subiendo y la economía se sigue deteriorando. Es decir, el rescate evita el desastre, pero la recuperación española sólo se conseguirá llenando el vacío que dejó la burbuja inmobiliaria. Y eso requerirá mejorar su competitividad, lo cual implica reducir los costes y los precios hasta el nivel del núcleo de Europa. Que se reduzcan los salarios en España es muy difícil y empeora el problema de la deuda. Y, si Alemania eleva los suyos, aumentaría la inflación en la eurozona. Por lo tanto, la única vía factible es la mencionada: que el BCE baje los tipos de interés aunque ello conlleve un aumento de la inflación.

España debe reducir el déficit este año del 8,9% del PIB al 5,3%. ¿Es posible?

No creo que se vaya a lograr, me sorprendería mucho. Ante la debilidad de la economía, la recaudación de impuestos cae. Todos los países inmersos en programas de austeridad, con la excepción tal vez de las naciones bálticas, han descubierto que las metas de reducción de déficit son muy difíciles de cumplir. En realidad, reducir el déficit hasta tal punto o en tal o cual período no debería ser una cuestión tan importante.

¿Se arrepiente de haber escrito que España iba a sufrir un 'corralito'?

Creo que hubo un error de interpretación. Lo que dije fue que existe un 40% de posibilidades de que el euro se rompa, porque la situación está realmente mal -mi colega Nouriel Roubini cree que hay un 50% de opciones-. Y, si eso sucede, el relato lógico de un colapso financiero así implica que haya un corralito en la banca española. Es decir, no dije que iba a suceder, sino que el desenlace de una hipotética rotura de la moneda única provocaría una breve restricción del dinero disponible hasta que entrara en vigor la nueva divisa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...