Mi lista de blogs

sábado, 25 de agosto de 2012

Las grandes empresas se anticipan al "otoño caliente" que se nos avecina.


Pica sobre la imagen para ampliar.

La crisis económica que estalló en 2008 se ha agravado en los últimos meses, por lo que empresas de diversos sectores, especialmente de infraestructuras, han acelerado los ajustes en sus plantillas con el objetivo de contener sus costes.

Grupos industriales, como Ford o Bridgestone, constructoras como Acciona o Comsa, y hasta empresas públicas en Andalucía o Valencia han sacado el bisturí. En total, decenas de miles de empleados se han visto afectados y los expertos advierten que se avecina un otoño caliente con ajustes en sectores muy castigados por la crisis. Ayer mismo, Gamesa anunció un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) temporal para 226 operarios de su fábrica de La Coruña.

Los últimos datos sobre Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) entre enero y mayo revelan un crecimiento del 66%. En total, fueron 176.085 los trabajadores que sufrieron un ERE en su empresa, 61.168 más que en 2011.

Los casos destacados

El sector de automoción es el principal damnificado. Multinacionales como Ford, Opel, PSA o Bridgestone han anunciado ERE temporales (en los que la empresa para la producción y no paga a sus trabajadores durante ciertos días) en los últimos meses.

Fábrica de Ford en Almussafes.

Los recortes de Ford en su planta de producción en Almussafes (Valencia) ya provocaron el cierre durante varios días en febrero, marzo y mayo. Hasta octubre, la dirección ha planificado 49 jornadas de cierre, que afectarán a 4.000 empleados.

La marca alemana Opel cerrará 50 días su fábrica de Figueruelas (Zaragoza), afectando a los 7.000 miembros de su plantilla.

También la francesa PSA hace lo propio con sus 3.500 trabajadores en Vigo durante 35 jornadas.

Bilbao
Fábrica de Bridgestone en Basauri (Vizcaya)

En el campo de la fabricación de neumáticos, la firma Bridgestone ha seguido una política similar: está aplicando ERE temporales en tres de sus fábricas situadas en Vizcaya y Cantabria. Los 1.600 empleados afectados también vieron reducidos sus jornadas laborales en los turnos de abril y junio.

Otras compañías apuestan por una combinación de los ERE de régimen temporal con los de extinción, que suponen rescindir el contrato.

Un caso reciente fue el de Acciona Infraestructuras que pactó el despido de 200 empleados, mientras que otros 600 trabajadores se verán afectados temporalmente. La previsión inicial era más dura, ya que pretendía prescindir de 300 trabajadores y reducir los días laborables de 850.

EMPRESAS PÚBLICAS

Canal 9, a pesar de ser pública, no se ha librado de un tremendo ERE que ha afectado a tres cuartas partes de su plantilla.

Destacan los ajustes en las otrora pujantes y saneadas empresas públicas, que ahora padecen serios problemas finacieros. Un ejemplo de ello es la Radio y Televisión Pública Valenciana, que prescindirá de casi 1.200 trabajadores, tres cuartas partes de su plantilla. Tras los despidos de Canal 9 se esperan más ajustes en otras televisiones públicas autonómicas. Telemadrid ya ha anunciado que reducirá plantilla.

En el caso de los servicios aeroportuarios, la empresa que ha planificado el ajuste más duro ha sido Newco, con 1.150 casos, tras ser adquirida en junio por la firma Celebi.

En el campo de las infraestructuras sobresale la reducción de plantilla de Abertis, que tendrá lugar durante los próximos tres años: cuatrocientos de sus empleados, el 17% de los actuales, se verán afectados.

Ficosa, el fabricante de componentes para coches, también ha hecho despidos temporales: 1.500 empleados no acudirán a trabajar durante varios días.

El sector de construcción y servicios es uno de los más afectados tras el fin del boom inmobiliario. De hecho, Comsa Emte ha despedido a 475 personas y reducido la jornada a 282.

Las empresas públicas valencianas viven uno de sus momentos más críticos: Vaersa, dedicada al aprovechamiento energético de residuos, ha prescindido de 350 empleados.

El Ayuntamiento de Jerez de la Frontera (Cádiz) cree que la única manera de sanear sus endeudadas cuentas es a través de un ERE de extinción, que ya ha afectado, de momento, a 300 empleados.

La histórica Panrico sevillana, en Andalucía, no ha escapado a los estragos de la crisis.

La firma de alimentación Panrico también ha realizado sus propios ERE, cerrando sus plantas de Sevilla y Santiago de Compostela, que empleaban a 300 personas.

Gamesa, el fabricante de aerogeneradores, planteó ayer a los sindicatos un ERE temporal, que afectará a 226 empleados de su planta de As Somozas (A Coruña).


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...