01 noviembre 2012

El Banco de España eleva la fuga de capitales a 247.000 millones en ocho meses.


La desconfianza en la evolución de la economía española sigue manifestándose en forma de fuga de capitales. Aunque el temor de españoles y extranjeros no parece aumentar, ya que el ritmo de salida se ralentiza. Así lo reflejan los datos de la Balanza de Pagos que publicó ayer el Banco de España.



La cuenta financiera sitúa el éxodo de capitales de España en 247.173 millones en los primeros nueve meses del año. Un saldo récord y que, además, es mucho más abultado que el del mismo periodo del año anterior, cuando la salida ascendió a 398 millones. No obstante, buena parte de este saldo negativo se corresponden con operaciones entre entidades financieras. Del total de 247.173 millones de capital que se fugaron entre enero y agosto, 11.797 millones salieron sólo en agosto, una cifra un 34,7% inferior a la del mismo mes del año anterior y también menos abultada que la de julio, que ascendió a 15.030 millones.

CRISIS



Se trata de la cantidad mensual más baja desde enero, que fue la antesala de la crisis de desconfianza que asuela la economía española. El récord mensual sigue siendo el de marzo, 66.625 millones, coincidiendo con la intensificación de los rumores de que España necesitaría un rescate.

En los 11.797 millones que salieron en agosto, se incluye la fuga de capital de empresas y particulares, que sacaron de España 2.186 millones ese mes. Aunque el ritmo de salida se atenúa, sigue siendo muy elevado y está en línea con el del mes anterior, cuando el saldo negativo ascendió a 2.962 millones.

El récord de los últimos dos años se batió en junio, cuando en plena crisis del sistema financiero tras la nacionalización de Bankia y la petición del rescate para la banca, se fugaron casi 4.200 millones de capital de empresas y familias. Esta cifra no sólo incluye depósitos, sino también otros productos. De hecho, la cuantía de depósitos de familias y empresas en las entidades españolas sigue una tendencia alcista desde julio, según los datos que ofrece el Banco de España.


Pero la moderación en el ritmo de salida mensual no obedece al comportamiento de familias y empresas. Se explica, fundamentalmente, por las entradas netas de la inversión de cartera, donde se incluyen las acciones, y en los derivados financieros. Éstas ascienden a 2.340 millones, y rompen una tendencia de 15 meses en negativo. Además, entraron 482,7 millones en concepto de inversiones directas. No obstante, esta cuantía es muy inferior a la del mes anterior: 2.043 millones.

La otra cara de la moneda la componen "otras inversiones", que incluyen principalmente, préstamos, repos y depósitos. En agosto salieron 20.331 millones de euros, un buen indicador para medir la desconfianza de los extranjeros hacia España. Hace un año, esta cifra era 2.534 millones. De hecho, en los ocho primeros meses del año, la mayor salida de se produjo en "otras inversiones", hasta los 121.319 millones de euros, lo que contrasta con las entradas de 44.841 millones del año anterior.


2 comentarios:

  1. LA CONFIANZA DE MARIANO!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    AL PAREDON

    ResponderEliminar
  2. La importancia de un buen desgranamiento de los datos globales. Lo cierto es que las salidas netas remiten y los ahorros de los españoles nada tienen que ver con esto. Pero...

    Un saludo!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...