11 noviembre 2012

Iberia intenta evitar la quiebra cortando gran parte de sus alas.



Plan de urgencia para devolver a Iberia a la senda de la rentabilidad. La preocupación con la que desde IAG, matriz de Iberia y British Airways, se ha venido percibiendo la situación de la aerolínea cristalizó ayer en un severo plan de ajuste en Iberia que supondrá el despido de, al menos, 4.506 empleados (un 22% de la plantilla), una de las mayores reestructuraciones en España en los últimos años y la más dura desde que se aprobó la reforma laboral, en febrero.


Iberia no cuantificó el desembolso para afrontar este proceso, pero aseguró que lo hará con fondos propios (tiene una caja de 1.054 millones) y que se ceñirá al nuevo marco laboral. Es decir, indemnización de 20 días por año con un máximo de 12 meses. La ministra de Empleo, Fátima Báñez, pidió a la aerolínea "sensibilidad" a la hora de aplicar la reforma laboral.

"La propuesta tiene como propósito no sólo sobrevivir, sino darle un futuro a Iberia, que hace aguas en el corto, medio y largo radio", señaló ayer Rafael Sánchez-Lozano, consejero delegado de una compañía que pierde 1,7 millones de euros al día (262 millones entre enero y septiembre). Un deterioro que anticipa el peor resultado anual desde 1995, cuando Iberia logró superar la quiebra técnica y despidió a 3.500 personas.

Pica sobre la imagen para ampliar
La estrategia contempla la renovación del plan comercial, el abandono de rutas deficitarias (Iberia suspenderá el servicio en 13 rutas donde pierde 100 millones de euros al año, reducirá su flota en 25 aviones y recortará un 15% su oferta, tanto en largo como en corto y medio radio) y un adelgazamiento en su estructura de costes laborales.

Así, Iberia ha planteado a los sindicatos una reducción salarial de entre un 25% y un 35%, un alza de la productividad del 20%, así como la congelación de conceptos como la antigüedad y la progresión en los próximos tres años.

Otro eje de la propuesta es la transformación de las operaciones de corto y medio radio, donde se enmarca la opa que IAG lanzará sobre Vueling. Y ahí es donde surge la novedad. Iberia ha trasladado a los pilotos y al personal de cabina este mensaje. "Express ha sido un éxito operativo, pero estamos dispuestos a que esta parte del negocio se haga dentro de Iberia mientras las condiciones laborales sean las de Vueling", invitó Sánchez-Lozano. Además, la compañía reestructurará negocios no estratégicos, como handling (asistencia en tierra) y mantenimiento.

Huelgas


Iberia se ha marcado como plazo el 31 de enero para llegar a un acuerdo con los trabajadores, pero ya ha advertido de que, si no hay consenso, la reducción será aún mayor.

La respuesta de los sindicatos no se hizo esperar. "Brutalidad" y "desmantelamiento" fueron algunas de las palabras utilizadas por UGT, CCOO y Sepla, que han amenazado con realizar "cuantas acciones sindicales sean precisas", en referencia a la posibilidad de retomar las huelgas.

Pica sobre la imagen para ampliar
Desde que se produjo la fusión, en 2011, la disimetría entre Iberia y British Airways no ha hecho más que agravarse. La británica ganó 286 millones hasta septiembre, pero la debilidad del negocio español ha llevado a IAG a perder 39 millones. Tras el ajuste en Iberia, la aerolínea contará con una plantilla de 14.500 empleados, frente a los 45.000 de British.




2 comentarios:

  1. Por el amor de dios, como pretende este desgobierno crear empleo con una reforma que facilita el despido?

    y habra subnormales que lo vean bien

    ResponderEliminar
  2. Yo soy uno de esos subnormales que lo ve bien. Es preferible que una empresa como Iberia, que pierde la friolera de 1,7 millones de euros al día, evite la quiebra con 4.500 despidos antes que mandar 19.000 trabajadores a la calle. O eso o volvemos a inyectar un chorro enorme de dinero público en una empresa privada (para más inri controlada por capital inglés). Tú mismo...

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...