viernes, 9 de noviembre de 2012

Los españoles son más pesimistas que nunca.


Desolador ha resultado ser el último barómetro del CIS  respecto a la confianza y las perspectivas de los españoles para con estas navidades y la economía doméstica en general. La novedosa apuesta del ejecutivo de Rajoy de vender "brotes verdes" ha terminado de fracasar estrepitosamente a la vista del resultado de las miles y miles de encuestas realizadas por el CIS a lo largo y ancho de toda España.


El pesimismo viene ganando terreno lenta e inexorablemente durante toda la crisis. Ya bate récords y no tiene visos de aminorar, como demostró el barómetro de Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) de octubre, que certificó que más del 91% de los ciudadanos considera que la situación económica es "mala" o "muy mala". Con un aumento de 2,3 puntos con respecto a septiembre, se trata de la mayor pesadumbre con respecto a la actividad productiva del país que se ha registrado en toda la serie histórica.


Al contrario que el Gobierno, que vaticinó una mejoría para finales de este año, los españoles no ven aún espejismos de recuperación. Pero si el pesimista se queja del viento y el optimista espera que cambie, el realista ajusta las velas, y eso es lo que están haciendo los españoles, que dejarán de gastar en Navidad uno de cada cuatro euros con respecto al principio de la crisis, según el Estudio de consumo navideño de Deloitte.

Esto refleja la gran inquietud que tienen los españoles con respecto a la situación económica de España y la suya personal. Apenas un 0,7% percibe la actual coyuntura económica como "buena" y nadie se atreve a tildarla de "muy buena". Un 70,9% la ve peor que hace un año y la mitad vaticina que aún empeorará más en 2013.

Pica sobre la imagen para ampliar

Hasta ahora, el récord de pesimismo se situaba en el 90,2% del pasado mes de mayo. Hace un año esa cifra se situaba en el 86,7%.

La principal inquietud del 77,9% de los encuestados es el desempleo; la del 43,4%, los problemas económicos; y la del 30,5%, los políticos y los partidos. Tras estos tres se sitúan la sanidad, con un 10,1%, la corrupción y el fraude (9,2%) y la educación (8,3%), porcentajes que también suben respecto al último barómetro.

Pîca sobre la imagen para ampliar

En este contexto, no es de extrañar que los españoles se vayan a apretar tanto el cinturón en Navidad, que tradicionalmente es la época de más compras del año. El informe de Deloitte certifica la depresión del consumo en las fiestas que se avecinan, marcando la cuarta caída consecutiva del gasto familiar en regalos, alimentación y ocio navideños. Las familias desembolsarán en Navidad una media de 680 euros, un 3,9% menos que el año pasado y un 25% menos que en 2008.

El gasto medio en regalos será de 301 euros (un 4% menos); en alimentación, 279 euros (-2,6%) y en ocio sólo 99 euros (-6,7%). De esta forma, los regalos se llevan ya más del 44% del presupuesto de consumo navideño.

¿Y por dónde meter la tijera? El 77% de los consumidores renunciaría al ocio navideño y el 72% a los regalos informáticos y de telecomunicaciones. El 70% está dispuesto a no irse de vacaciones. Y a la hora de regalar el precio será el factor determinante, más aún que en el resto de años de la crisis. El 89% de quienes adquirieron algún producto rebajado el año pasado comprará aún más regalos con descuento, frente al 63% de 2011. Y cobrarán protagonismo los productos de segunda mano. El 61% repetirá esta práctica, frente al 13% que lo hizo hace doce meses.

Pica sobre la imagen para ampliar

Además, el regalo en grupo ganará fuerza, así como las tarjetas de fidelización. Todo por ahorrar. Por ejemplo, una de cada cuatro personas ha decidido hacer ya las compras, en noviembre. El grueso lo hará del 1 al 15 de diciembre (39%).

Además, "la marca blanca será adquirida con mayor frecuencia en los establecimientos de fuertes descuentos, y en supermercados e hipermercados también tendrá un protagonismo relevante, aunque menor", apunta el estudio.

Además, en busca de mejores precios y para sondear "la opinión de otros consumidores", el 31% de los españoles hará sus compras en Internet. Fundamentalmente, los hombres, que "son más proclives a utilizar las nuevas tecnologías para comprar".

Pica sobre la imagen para ampliar

Las Navidades de más crisis serán, por tanto, las de mayor esfuerzo e imaginación a la hora de exprimir cada euro.

TRANSMISIÓN DE POBREZA

Pica sobre la imagen para ampliar

Pero lo malo de las apreturas económicas es que se suelen transmitir, en gran parte, de generación en generación, según constató ayer la encuesta de condiciones de vida del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Dicho de otra forma, la dificultad para llegar a fin de mes del hogar cuando el adulto era adolescente influye en la dificultad para llegar a fin de mes actual del adulto. Así, de quienes vivían en hogares que llegaban a fin de mes con dificultad o mucha dificultad, el 49% sigue llegando en la actualidad a fin de mes con dificultad o mucha dificultad, mientras que un 7,3% llega a fin de mes con facilidad.



1 comentario:

  1. YO NO SOY PESIMISTA

    RUBALCABA ESTA PRESIONANDO AL GOBIERNO PARA QUE ARREGLE LO DE LOS DESAUZIOS

    MENOS MAL QUE TENEMOS OPOSICION

    PP = HIJOS DE PPU...

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...