17 mayo 2013

El reino del suplicio



Allende de la nada, alumbrados por negras lágrimas como luceros,
desamarró sus dedos de los míos y la luz vomitó a otro lado, lejos, su alborozo.

Aquí donde el dolor es parido se calan los huecos vacíos de un rostro confuso, 
un rostro de sol sin fulgor y calor, un rostro sin fondo y figura, sin el brillo huido
a espureos ojos que ahora la contemplan desnuda... un rostro mío.
Caídos en la frontera con la tragedia fluyen mis recuerdos y quietos latidos
y acompasado por girones de gritos me torturo, torturo y torturo...

El dolor, el fin y el silencio desfilan en tañida comitiva, con un sutil rebato, 
frisando mi cuerpo helado y, por más que me niegue, reverencio y sigo
porque son presente -ruido-, eternos señores de mis resecos sentidos. 
Ahí, en la ciudad sin nombre, en el país del olvido, en un mundo perdido, 
en el universo de su ausencia me torturo, torturo y torturo...

La Cartago oprimida, la Atenas humillada, la Roma en llamas y su recuerdo;
pretéritos cardinales que me despojan el pecho a mordiscos, 
del que brota amarga alloza y escapa su espectro mortecino.
Justamente ahí, entre mis custodios vencidos  -una vez legendarios-
en saqueadas ruinas, me torturo, torturo y torturo...

Puerto desierto, mar enlutado, el ancla en su boca muda y quietos labios;
procesión de astillas y condición de mi náufrago y huérfano destino. 

... Me torturo, torturo y sufro.

Deméter.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...