29 julio 2013

Bajar el IRPF a las clases medias sería ideal y, lo que es más importante; factible.


 La reforma fiscal que prepara el Gobierno para 2014, cuyas bases ha encargado a un grupo de expertos que encabeza Manuel Lagares, debería encaminarse a reducir la elevada presión tributaria que sufre actualmente la clase media. La fatídica combinación de las subidas del IRPF, el IVA y otros treinta tributos con los que las diferentes Administraciones han tratado de compensar la intensa pérdida de recaudación provocada por la crisis se ha cargado, de forma excesiva, sobre las rentas medias y bajas, como han venido denunciando diversos fiscalistas, lo que ha supuesto un duro golpe al consumo interno. Ahora que Europa ha concedido un margen adicional de dos años para cumplir los objetivos de reducción del déficit público y que la economía nacional comienza a emitir signos evidentes de que se encamina hacia la recuperación, el Ejecutivo tendría que destinar, a la mayor brevedad posible, todo el sobrante presupuestario a rebajar los impuestos a familias y empresas como mejor vía de incentivar la inversión, el empleo y el consumo.


Una de las vías para hacerlo pasaría por realizar una enmienda a la totalidad a la última revisión del IRPF llevada a cabo por el anterior Gobierno socialista y recuperar el llamado sistema de mínimos vitales que había estado vigente hasta entonces. Alguno de los expertos que integran la Comisión para la reforma fiscal vaticina que, de esta manera, se podría llevar a cabo una rebaja sensible del IRPF: el tipo más bajo bajaría casi en diez puntos (con la reforma diseñada por Pedro Solbes, los tipos marginales más bajos se incrementaron del 15% al 24%). El desequilibrio entre los altos tipos de los grandes impuestos en España y la relativamente baja recaudación que se logra con ellos es uno de los fallos del sistema tributario más urgente de subsanar, especialmente después de que se haya comprobado que el incremento general del IRPF que aprobó el Gobierno a finales de 2011 haya provocado en el 48% de las declaraciones de Renta (unos 9,3 millones) una pérdida de recaudación de 2.300 millones de euros, al superar los umbrales que los expertos consideran excesivos.


Es cierto que la reforma fiscal debe ser más amplia y abordar el funcionamiento de otros gravámenes como los de Sociedades, Patrimonio, Sucesiones y los tributos de las comunidades autónomas, pero anticipar la puesta en marcha de aquellas medidas que afecten de forma más positiva a los ciudadanos tendría la virtud de contribuir a una salida más acelerada de la crisis.


1 comentario:

  1. ¿para que sirve la clase media.

    Para hacer un pais habitable y que exista una masa critica de personas cuidadas y formadas que hagan mas probable el desarrollo de su pais Ni mas ni menos

    Pero ¿Aqui se protege las clases medias? NO, prueba de ello es el IRPF

    A una pareja con hijos la unica bonificacion del IRPF que tienen es poder tributar individualmente como si fueran solteros !Menuda proteccion al matrimonio y a la infancia!

    Extiendase eso las personas que ayudan economicamente a sus hijos, o a sus hijos y a sus nietos, y se comprendera que aqui la produccion de "personas de calidad"( eso es la clase media) no se fomenta en absoluto

    Lo logico es que los ingresos totales se dividieran por los miembros de la familia y cada uno tributase en función de esos ingresos brutos reales ( ¿Alemania?) No es lo mismo un sueldo para uno que le mismo sueldo para ese, su esposa /o y sus hijos

    Pero eso no lo quiere nadie, Ni pp, ni psoe, ni iu, ni...el susum corda

    En España hasta los mas de izquierdas van a lo suyo A lo suyo de su propio bolsillo y a los demas..que les den.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...