Mi lista de blogs

sábado, 20 de julio de 2013

Un repaso a la gran crisis de las subprimes tras su sexto aniversario cumplido esta semana.



 Esta semana hemos vivido el sexto aniversario de la crisis financiera más importante de la historia contemporánea junto a la gran depresión del 29. Han pasado esos años desde la explosión nuclear de las subprimes, que alcanzaron su momento álguido con la caída del gigante internacional Lehman Brothers, y los efectos de dicha explosión aún siguen lastrando a la práctica totalidad de las economías occidentales. Es buen momento para echar la vista atrás y recordar los daños y efectos de dicha explosión en el sistema financiero occidental.


 El 17 de julio de 2007, Bear Stearns anunció la quiebra de dos de sus hedge fund con exposición a productos subprime. Desde entonces, los principales bancos de EEUU y Europa han visto evaporarse 718.000 millones de dólares (548.000 millones de euros) en capitalización.

La gran banca comercial aún no se ha recuperado de los estragos de la crisis de las subprimes como podéis ver en la evolución de su capitalización. Pica para ampliar

La crisis ha obligado a los gobiernos a poner en marcha millonarios rescates bancarios, y a los supervisores, a emprender una profunda revisión de la regulación y supervisión del sector.

El índice sectorial bancario es quizás el mejor referente que explica el descomunal tamaño de la crisis de las subprimes. Pica para ampliar


Estados Unidos


Durante la crisis, EEUU ha gastado, garantizado o prestado 12,8 billones de dólares al sector financiero. El más popular es el programa de rescate a la banca, que en 2008 inyectó 245.000 millones de dólares (187.000 millones de euros) a 707 entidades de las 8.400 que había entonces en el país. Cinco años después, el Tesoro ha logrado sacar una rentabilidad cercana al 8% a esas ayudas, que ya han devuelto la mayoría de bancos. Tan sólo 75 instituciones siguen vinculadas al programa.

En el conjunto de la banca, desde 2007 han quebrado 484 entidades, siendo 2010 el año de mayores bancarrotas (157). En este contexto, el sector, que ha realizado más de medio millón de despidos, se enfrentará en el futuro más inmediato a nuevas regulaciones que endurecerán sus requisitos de capital y reducirán su tamaño.

Europa


Los países europeos se han visto obligados a salir al rescate de sus sistema bancarios con un volumen de ayudas públicas que alcanza los 1,6 billones de euros entre 2008 y 2011, último dato disponible. En España, sólo en apoyos de capital, el Estado ha aportado 55.000 millones. El importe de los rescates bancarios puestos en marcha en Europa equivalente al 13% del PIB europeo.

Para prevenir nuevas crisis y reducir la factura de los contribuyentes, Europa está desarrollando un nuevo marco para la resolución de entidades en crisis. La Unión Bancaria también quiere prevenir a futuro nuevas tensiones.

Reino Unido


La crisis ha tenido un enorme impacto en Reino Unido, por la presencia en el centro financiero de Londres de cientos de bancos de inversión y otras entidades del sector.

Según la Oficina Nacional de Auditoría, el Gobierno y el Banco de Inglaterra llegaron a apoyar con 1,16 billones de libras (1,33 billones de euros) al sector, mediante garantías e inyecciones de capital. Hoy, quedan 141.000 millones de libras de ayudas públicas (162.000 millones de euros), principalmente el capital aportado a Royal Bank of Scotland, Lloyds, Northern Rock y Bradford & Bingley.

El número de empleos en la City ha caído de 354.000 en 2007 a 249.000 en 2012, por los despidos en los bancos británicos y en las entidades extranjeras con oficinas en Londres. En este periodo, el volumen de los bonus en la banca ha bajado de 11.500 millones de libras a 4.400 millones.

España


El sector financiero sigue en reestructuración en España seis años después de que estallara la crisis subprime. La banca española no sufrió en un primer momento el impacto de las turbulencias, al no tener exposición a estos productos complejos. Pero la recesión económica desatada por la tormenta financiera empezó a pasar factura al sector en una segunda fase. El estallido de la burbuja inmobiliaria en España y la escalada del desempleo han disparado los impagos y la mora hasta el 11%, y con ellos, las necesidades de provisiones. 

Tras varios años en los que tanto el Gobierno del PSOE como el actual Ejecutivo del PP intentaron solventar las necesidades de provisiones y capitalización del sector por la vía privada y con el mínimo recurso al contribuyente, la estrategia dio un giro el pasado año con el rescate bancario suscrito con Europa. Éste ha permitido inyectar 40.000 millones de dinero público en la banca, que se suman a los 15.000 millones aportados hasta 2012. 55.000 millones en total.


También se ha creado Sareb, el banco malo, y se ha avanzado en la definición de un nuevo mapa bancario (ha desaparecido de él una treintena de cajas) aún abierto. La red y la plantilla del sector se han reducido en torno a un 18%.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...