23 septiembre 2013

Las grandes agencias calificadoras por fin dan un respiro a España


 Hace sólo unos meses, a los inversores les temblaban las piernas porque Standard& amp; Poor’s (S&P) y Moody’s amenazaban con poner el ráting en el grado de bono basura, lo que podía provocar una oleada de ventas de deuda española. Actualmente, ambas agencias mantienen la nota en el mismo nivel: BBB- y Baa3, respectivamente, y con perspectiva negativa, pero esa visión podría cambiar, principalmente por parte de la primera firma estadounidense.




Según fuentes de los bancos que se reúnen con el Tesoro, “se ha producido un cambio de percepción y tanto el organismo público como algunas entidades confían en que S&P mejorará la perspectiva de la calificación a estable antes de fin de año”. Fuentes de Economía indican que “el Tesoro no se pronuncia sobre las decisiones de las agencias de ráting”.

Antecedente de Irlanda

S&P ya sorprendió al mercado con una mejora de la perspectiva del ráting de Irlanda en febrero, de negativa a estable, y defendió argumentos que se podrían aplicar ahora a España. La agencia destacó que su decisión reflejaba el compromiso del gobierno irlandés para estabilizar las finanzas públicas, “así como la elevada riqueza, apertura y resistencia de la economía irlandesa, que consideramos más flexible que la de sus socios europeos”. S&P mantiene a Irlanda en BBB+, dos niveles por encima de España.




Société Générale, uno de los bancos creadores de mercado del Tesoro, es una de las entidades que contempla esta mejora de perspectiva antes de fin de año. “La competitividad ha mejorado; la economía demuestra mayor flexibilidad; se ha sabido reaccionar a la recesión y las reformas han empezado a dar sus frutos; y el riesgo de impago ha disminuido de forma considerable, factores suficientes para justificar esta acción”, sostiene un directivo del banco galo.

Efectivamente, la percepción del mercado sobre España ha mejorado sobremanera y se han abaratado los costes de financiación, lo que tendrá un impacto positivo sobre el erario público. Luis de Guindos, Ministro de Economía y Competitividad, cifraba a finales de agosto ese ahorro en intereses en 5.000 millones. Y es que la prima de riesgo ha caído 90 puntos básicos desde mediados de junio y la rentabilidad del bono español a diez años se acerca al 4%.

Según explica Juan Pérez Campanero, managing director de Santander Global Banking and Markets, las agencias ponen especial énfasis en la sostenibilidad de la deuda externa. “Esta métrica ha mejorado y va a seguir mejorando por el excelente progreso de las exportaciones y la mejora del desapalancamiento del sector privado”. Es por eso que “no es en absoluto inverosímil que en el curso de los próximos meses las agencias mejoren la perspectiva o incluso el ráting de España”.

Último informe de S&P

En el último informe emitido por S&P sobre el España, el pasado 14 de junio, en el que confirmaba el ráting del Estado con perspectiva negativa, la agencia destacaba que “el compromiso de España con la implementación de una exhaustiva agenda de reformas fiscales y estructurales continúa siendo fuerte”. “Podríamos revisar la perspectiva del ráting a estable si vemos continuas mejoras en la posición exterior de la economía, a la vez que se reanuda el crecimiento, o si las reformas estructurales y fiscales, sumado al apoyo de la eurozona, estabilizan las métricas del crédito”. En opinión de Guillermo de la Dehesa, presidente del Centre for Economic and Policy Research (CEPR), “S&P se esperará seguramente a que se publiquen las cifras oficiales de este último trimestre, con las que se confirme que la economía ha tocado suelo”.


Ayer, BBVA, otro banco que trabaja como creador de mercado de deuda, indicaba en un informe que ve “más clara” la recuperación de la economía española. Mantiene sus perspectivas de un crecimiento intertrimestral de entre el 0,0 y el 0,1% entre julio y septiembre gracias a una senda “muy sólida” en las exportaciones.

“La competitividad en costes de España ha mejorado sensiblemente, lo que explica el repunte de las exportaciones españolas y la mejora en su balanza comercial. Paralelamente, la inversión extranjera directa ha crecido”, añade Simón Sosvilla, profesor de economía de la Universidad Complutense de Madrid.

Junto a factores que justificarían esa mejora de la perspectiva, también hay otros que justifican que no haya mejora de ráting a medio plazo. Ayer la agencia canadiense DBRS indicó en un evento celebrado en Madrid que mantiene la perspectiva negativa del ráting de España (A Low o el equivalente al A- de S&P), entre otros factores, por el continuo crecimiento de la ratio de la deuda pública sobre el PIB (supera ya el 90%).


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...