17 noviembre 2013

Bruselas radiografió un país en coma profundo y no una recuperación como pregona Rajoy.


 Los desequilibrados ya son mayoría en la UE. Países, se entiende. Según avanzó el miéroles la Comisión Europea, 16 de los 28 Estados miembros sufren desequilibrios macroeconómicos de envergadura suficiente, inclusive la poderosa Alemania por excesos, como para realizar un análisis en profundidad que determine sus causas, su evolución y su impacto en el resto de socios. La Comisión ya ha señalado a dos de esos 16 países, como los eslabones más débiles de la cadena: España y Eslovenia, cuyos desequilibrios ya se consideran “excesivos”, sin esperar al análisis en profundidad que se publicará en abril. Por ello pide al Gobierno de Mariano Rajoy que mantenga la agenda reformista “para hacer frente al desafío que queda por delante”.

La tasa media de desempleo de España en 2010, 2011 y 2012 es del 22,3%, frente al objetivo del 10% marcado por la Unión Europea. En 2012, la cifra empeoró tres puntos porcentuales, al subir la tasa hasta el 25%. Pica la imagen para ampliar.

Los desequilibrios económicos españoles se corresponden a la evolución en los últimos tres años (2010, 2011 y 2012) de seis de los once indicadores macroeconómicos que mide Bruselas. El Ejecutivo comunitario ha encontrado desequilibrios en la posición de inversión internacional neta, tipo de cambio real efectivo, cuota de mercado de exportaciones, deuda del sector privado, deuda pública y tasa de desempleo. En los otros cinco indicadores (balanza por cuenta corriente, costes laborales unitarios, evolución de los precios de la vivienda, flujo de crédito al sector privado, evolución de los pasivos del sector bancario) simplemente cumple.

Más reformas, por favor.

La deuda pública española se sitúa en el 90% del PIB, frente al 37% de 2007. La acumulación de déficits públicos por gastos ordinarios y los costes extraordinarios del rescate a la banca han alejado a España del límite del 60%. Pica la imagen para ampliar.

La Comisión Europea reconoce que en estos momentos la economía española se está reequilibrando progresivamente, pero advierte de que todavía queda mucho camino por recorrer: “La magnitud del ajuste necesario y las vulnerabilidades relacionadas a un incremento del desempleo y a un crecimiento de la deuda general del sector público representan un desafío sustancial, que requiere de una acción política continua”.

La deuda del sector privado en España alcanza el 194% del Producto Interior Bruto, cuando el objetivo de Bruselas es que este no supere el 133%. El alto endeudamiento de las empresas y familias es el mayor de los lastres de España. Pica la imagen para ampliar.

Bruselas advierte de que “los costes sociales de la crisis son cada vez más discernibles” y subraya que los altos porcentajes de desempleo de larga duración, de desempleo juvenil, y un cada vez mayor número de hogares con muy baja intensidad laboral [eufemismo para decir que casi todos sus miembros están en paro], combinado con una caída de las rentas de los hogares, están ocasionando un coste, y llevan a un incremento de la pobreza y la exclusión social

La posición inversora internacional neta es uno de los puntos que siguen empeorando; España sigue generando desconfianza. Si en 2009 este indicador se situaba en el -88,2% el Producto Interior Bruto español, en el año 2012 se deterioró aún más, hasta el -93%. Pica la imagen para ampliar.

La Comisión Europea hará ahora un “análisis en profundidad” de estos desequilibrios españoles y tratará de discernir si se están cerrando o ampliando. Se publicará en abril. En caso de que la situación empeore, Bruselas pedirá al Gobierno la presentación de medidas correctoras. Una vez presentadas, Bruselas las analizará y decidirá si son suficientes para mitigarlos. En caso contrario, la Comisión podría incluir a España en el Procedimiento de Desequilibrios Excesivos, que obliga a los países a fijar un plan todavía más detallado para corregir esos desequilibrios. En caso de incumplimiento de ese plan, España podría recibir sanciones del 0,1% del PIB (1.000 millones de euros).

Aunque las exportaciones españolas han subido en los últimos años, su cuota de mercado global ha caído, porque las exportaciones de economías emergentes como China, Brasil o Rusia han crecido más. Pica la imagen para ampliar.

De momento, al margen de la valoración política que haga la Comisión, los indicadores españoles arrojan una imagen mixta: la balanza por cuenta corriente o los costes laborales unitarios han mejorado en 2012, pero la inversión neta internacional, la deuda pública, el crédito al sector privado o la cuota global de exportaciones empeora. Además, se da la paradoja de que en el indicador que mide la competitividad (el Tipo de Cambio Efectivo Real), España la ha mejorado demasiado rápido, lo que también es un desequilibrio.

Este es uno de los indicadores más curiosos. El Tipo de Cambio Efectivo Real, que trata de medir los avances en competitividad, ha mejorado, pero lo ha hecho muy rápido (el -5,2% en tres años). Si supera el 5% se considera desequilibrio. Pica la imagen para ampliar.

El año pasado, el debate sobre la apertura o no de la vía sancionadora para España abrió muchas heridas en Bruselas. Un grupo de países defendía que si no se abría en ese momento para España, el sistema perdería credibilidad. Pero finalmente prevaleció la posición contraria. La duda está en si un año después de haberse negado, en pleno discurso oficial de recuperación económica, Bruselas se atreverá a abrir a España el mecanismo sancionador.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...