19 noviembre 2013

La OCDE advierte mejoría... pero no la suficiente para crear empleo.


 La recuperación es incipiente, pero débil y suscita muchas dudas. Si bien los grandes bancos apuntan a un crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) en torno al 1% para 2014, el último informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que se publica hoy y la agencia Europa Press adelantó ayer, echa un jarro de agua fría sobre las perspectivas españolas, avanzando un 0,5% de crecimiento económico para el próximo año. El Gobierno anticipa un crecimiento del 0,7% para 2014.


Estos datos son una décima mejores que las previsiones anteriores, aunque el crecimiento sería insuficiente para crear empleo, dado que las últimas proyecciones utilizadas por la ministra de Trabajo, Fátima Báñez, tras la reforma laboral indican que será necesario lograr un crecimiento de entre el 1% y el 2% para impulsar la generación de puestos de trabajo, frente al 2,5% con la legislación antigua... y la bondad del porcentaje gubernamental está por ver y comprobarse empíricamente.

Las nuevas previsiones del club de los países desarrollados apuntan a una mejora de la tasa de paro hasta el 26,3%, apenas una décima respecto a lo estimado para cierre de 2013. Sin embargo, este dato no tiene por qué lograrse necesariamente a base de un impulso a la contratación, sino que también podría obtenerse por la pérdida de población activa, bien porque las cohortes de jóvenes que se incorporan al mercado laboral son menores que las de quienes se jubilan, o bien por la emigración de los españoles o la vuelta de los inmigrantes a sus países de origen.

Leve mejoría

Pica para ampliar.

Este dato es, sin embargo, mejor que en sus pronósticos previos, cuando alertaron de que el desempleo podría cerrar 2013 en una tasa del 27,3%, para elevarse finalmente hasta el 28% el próximo año. Ahora, al menos, la tendencia es más favorable, aunque todavía demasiado débil, ya que la OCDE prevé que el porcentaje caiga al 25,6% en 2015. Este año sí, el crecimiento del PIB alcanzaría el supuesto mínimo necesario para permitir la creación de empleo, el 1%. Este crecimiento sería, en cambio, insuficiente para atajar el déficit hasta los niveles pactados con la Unión Europea, al menos sin recortes adicionales de gasto o nuevas subidas de impuestos, que de momento el Gobierno ha descartado más allá de los impuestos verdes que entran en vigor en 2014.

De hecho, la oficina de la OCDE anticipa que España cerrará el año con un desequilibrio del 6,7%, dos décimas mejor que en su anterior previsión, para situarla en el 6,1% en 2014 –tres décimas mejor de lo que había estimado con anterioridad– y cerrar 2015 con un déficit del 5,1% para el conjunto de las Administraciones.

Pica para ampliar.

Frente a esta tenue mejoría, España no estaría en disposición de cumplir con los objetivos pactados con la Unión Europea. Bruselas ha marcado una senda de corrección de desequilibrios que exigiría cerrar 2013 con un déficit del 6,5% para bajarlo al 5,8% en 2014 y al 4,2% en 2015. Esto significa que el sector público excedería sus compromisos en cerca de un punto porcentual del PIB en 2014 y 2015, lo que supondría un desfase de unos 20.000 millones en conjunto

La previsiones de la OCDE, aunque apuntan a una mejoría desde los pronósticos anteriores, se quedan por debajo de las que el Gobierno estableció en el escenario macro de los Presupuestos Generales del Estado para 2014. Este documento prevé dos décimas más de crecimiento y fija una tasa de desempleo en el 25,9% para el próximo año, con un déficit del 5,8%.

Otros organismos

Pica para ampliar.

Las previsiones de otros organismos internacionales, como el Fondo Monetario Internacional, no son tan halagüeñas y, de hecho, son más moderadas que las de la OCDE. El FMI anticipa un crecimiento del 0,2%, con una tasa de paro del 26,7%, aunque el déficit se rebajaría al 5,8%, tres décimas mejor que la OCDE, cumpliendo el objetivo de déficit.

También el Banco de España apunta a un avance del PIB del 0,6%, por un 0,5% de la Comisión Europea; la tasa de paro se situaría en el 26,8% para el primero, y un 26,4% para la segunda; y el déficit caería al 5,9%, de acuerdo con las estimaciones de ambos organismos.


Sin embargo, el consenso de la Fundación de Cajas de Ahorros (Funcas), que agrupa a los principales institutos de previsión del panorama nacional, es levemente más optimista que Moncloa. La media de los servicios de estudios de Funcas en noviembre prevé un crecimiento del 0,8% en 2014, lo que permitiría una caída del paro hasta el 25,8% y una reducción del déficit de las Administraciones Públicas al 5,9% del PIB.

De los organismos incluidos, los más optimistas son la propia Funcas (crecimiento del 1% del PIB) y los grandes bancos, Santander y BBVA, que proyectan un avance del 0,9%. En estos escenarios, el paro podría reducirse al 25,6% en 2014.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...