Mi lista de blogs

miércoles, 12 de febrero de 2014

La moderación salarial no es el camino.


 La reforma de la negociación colectiva ha sido imprescindible para corregir uno de los males endémicos de la economía española: en 2009 cuando se destruían cerca de un millón de empleos los salarios subían a un ritmo del 3%. Ahora, aunque sigue destruyéndose empleo neto, la afiliación a la Seguridad Social cae a un ritmo mucho más lento gracias a la moderación salarial. Ahora bien, aunque es cierto que la inadmisible tasa de paro del 26% sería mucho más alta si no se hubiera permitido que las empresas aplicaran fórmulas de flexibilización interna como alternativa al despido, también es verdad que la única fórmula para ganar competitividad no puede ser apostar por una economía con salarios bajos y con precios moderados, el modelo al que España está recurriendo en el corto plazo. Las reformas que tiene que emprender el Gobierno deben imitar modelos de éxito como el de EEUU y otras grandes potencias como Alemania, en la que hay sectores con gran potencial tecnológico y en el que hay potentes industrias y empresas de alto valor añadido.


La ministra de Empleo, Fátima Báñez tiene por tanto razón cuando afirma que “un modelo de bajos salarios es una estrategia abocada al fracaso”. Aunque en el corto plazo ha sido imprescindible la bajada de los sueldos para evitar la sangría de despidos, es lógico que, cuando se recupere el crecimiento económico, España tiene que apostar por fórmulas en las que la recuperación del mercado laboral no se sustente, casi en su totalidad, en contratos temporales o a tiempo parcial.


Para ello será necesario diseñar una agenda de reformas mucho más ambiciosa en este ámbito, que apueste por una renovación radical de las políticas activas y pasivas de empleo y de los servicios públicos de empleo. También es imprescindible que la próxima reforma fiscal apueste realmente por incentivar el empleo, bajando lo máximo posible los impuestos que gravan el trabajo como el IRPF y las cotizaciones sociales. Lo que está claro es que la fórmula que recomienda el Fondo Monetario Internacional a España –que se bajen los salarios un 10% más para acabar con los cerca de seis millones de parados– no es la estrategia adecuada a la que debe aspirar un país desarrollado como España. La receta que plantea el organismo que dirige Christine Lagarde es propia de países en vías de desarrollo, pero España no debe mirarse en ese espejo. Sino compararse con las grandes potencias económicas del mundo. Las ganancias de productividad y competitividad deben venir de la mano de la tecnología y de la innovación.


1 comentario:

  1. Lo que Vd dice parece muy razonable pero soy esceptico por tres motivos

    1) la generacion "mas preparada de la historia " no esta tan preparada como nos hacen creer Si uno compara el número de licenciados y se fija en el porcentaje de carreras capaces de contribuir al desarrollo tecnologico el resutado es escalofriante Hay muchas titulaciones y muchos titulados en cosas pintorescas pero para genrar desarrollo tecnologico no hay tanta gente. Habria que formar gente ¿De cuanto tiempo disponemos?

    2) la inversion particular en temas tecnologicos ha sido y es mas un deseo que una realidad y la politica de subvenciones a particulares ha liquidado... hasta las ganas de hacer cosas al no exigir resultados, con lo que las subvenciones se han convertido en dinero a fondo perdido y las "investigaciones" privadas ,,, solo se han hecho sobre el papel. y en cuanto als investigacioens publicas...por ejemplo España ( el Estado) tiene patentes internacionales en nanotecnologia ( en eso hay un buen nivel) pero no hay empresas españolas que las compren, o las lleguen a acuerdos para ponerlas en practica

    3) las recetas edl FMI van en su linea para España No nos quieren en las primeras ligas y haran lo imposible por hundirnos mas ( Ad maioren gloriam de Inglaterra Francia Alemania e Italia) No hay amigos alli Pero mucho me temo que nuestros politicos les van a hacer caso en todo Al fin y al cabo el que paga manda y si estos ( y los otros) de aqui, quieren creditos, van a tener que decir amen a todo lo que diga el fmi

    Por eso su analisis lo veo adecuado pero de dificil implementacion

    Ojala me equivoque al 100%

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...