España a favor de los vertidos al mar

España se opondrá a la posibilidad de que el Reino Unido hunda en el mar sus viejos submarinos impulsados por energía nuclear, en caso de que este país insista en poner en marcha dicho plan, según dijo a Fernando Martinez Salcedo, director general de Medio Ambiente. 

El director general participa desde el lunes en la Convención de Londres, que regula internacionalmente los vertidos en los oceános. Martinez Salcedo presentó ayer por la tarde dos propuestas con el fin de impedir que se pongan en marcha otros dos planes, uno británico y otro sueco, de instalar residuos radiactivos debajo del lecho marino. «Hay dos proyectos de depositar bajo el mar residuos radiactivos. Uno de ellos es mediante proyectiles que incrustan los deshechos en el fondo y otro que consiste en la construcción de un túnel desde tierra. Plantearemos que las dos versiones sean contempladas por la Convención como si fueran vertidos», dijo el director general. 

«La Convención de Londres existe para proteger el medio ambiente en el mar, sin importarle el sistema de como se hace», añadió. Greenpeace denunció recientemente las intenciones del Reino Unido de hundir sus viejos submarinos atómicos. «Representantes del Ministerio de Defensa británico dijeron en una sesión de la Cámara de los Comunes que sería la solución más barata y conveniente», dijo ayer a Remi Parmentier, representante de esta organización ante la Convención.


«Es importante que los países se opongan, adoptando una resolución que considere el asunto como cualquier otro tipo de vertido», añadió Parmentier. Por otra parte, la Convención estudiará durante esta semana el tema de la incineración de las basuras tóxicas y peligrosas de los países industriales en el Mar del Norte. Dinamarca presentará una propuesta con el fin de adelantar a finales de 1992 la moratoria de seguir quemando residuos, prevista para 1994. «Creo que no es una propuesta realista. Los países que allí queman no tienen los equipamientos en tierra para deshacerse de esas basuras», dijo Martinez Salcedo. «Nuestro país, que sólo quema el tres por ciento de lo que allí se incinera, no tiene a punto las tres plantas incineradoras previstas por el Plan de Residuos», añadió el director general. «En cualquier caso, España tiene el propósito de cumplir sus compromisos internacionales para dejar de incinerar su basura tóxica en el Mar del Norte a finales de 1994», declaró el director general. 

La posición de Greenpeace acerca de la incineración marina es la de prohibirla por completo. «Habría que ir al problema de fondo y saber si se han tomado las medidas para evitar tanto residuo peligroso en los procesos industriales», dijo Parmentier. La Convención de Barcelona prohibió la incineración en el mar Mediterráneo. España votó a favor.

Comentarios

Entradas populares: