El declive del dolar norteamericano

Las instituciones tuvieron ayer que trabajar a fondo para sacar al mercado del marasmo. Gracias a ello, la sesión terminó con claras subidas, que tuvieron mayor relevancia en Banca y Construcción. El lado negativo vuelve a ser el bajísimo volumen de contratación, explicado en parte por las fechas en las que estamos, pero sólo en parte.

Una vez terminados todos los reajustes de cartera propios del fin de año, la Bolsa muestra con impudicia sus miserias. Sin aplicaciones (operaciones a precio convenido) el mercado no es capaz de mover más de 6.000 millones de pesetas, de los que más de la mitad corresponden a las eléctricas.


Decenas de sociedades, de las más de 400 que cotizan en Madrid, aún no han fijado cambio de primero de año por falta de actividad, lo que da idea de como están las cosas. La Bolsa ha perdido gran parte de su atractivo (para empresas e inversores) y hasta que no se despeje el panorama poco van a cambiar las cosas. Al 'menos, los mercados europeos, entre ellos los españoles, no se están contagiando de las notables bajadas con las que ha cerrado Wall Street en jornadas anteriores.

La reacción de ayer tiene más una explicación técnica que económica, si ambos conceptos se pueden separar. La estabilidad del precio del crudo en los 25 dólares apenas influyó. El único elemento a tener en cuenta es el declive del dólar norteamericano, que tras una breve tendencia alcista, vuelve a caer sin remedio.

Comentarios

Entradas populares: