19 abril 2011

La pequeña y mediana empresa, su drama es nuestro paro. Séneca


 Otra semana más de vida de nuestra bitácora resulta ser otra semana de denuncias, drama, vicisitudes, sobresaltos e incertidumbre tal como está y viene estando el patio hispano. Si el domingo cerramos la semana pasada con un duro artículo de Pérez Reverte sobre la nueva hornada emigrante española, esta semana toca hablar sobre el drama de la pequeña y mediana empresa (la gran olvidada, incomprensiblemente, por la Moncloa), tocará hablar de nuestra deuda pues se presume un futuro inmediato descorazonador al saber que nos ha salpicado el rescate portugués (lógico por otra parte, el 65% de la deuda soberana portuguesa se encuentra en manos de nuestro sistema financiero) y la más que posible quiebra ordenada de Grecia. Tocará hablar del sistema financiero y la soterrada nacionalización de las cajas y, seguramente, algún nuevo escandaloso caso de corrupción o ineptitud política manchará nuestras páginas. A mí me cuesta acostumbrarme a todo esto, no sé a ustedes queridos pensadores ibéricos.

 Comenzamos la semana como quedó prometido el domingo pasado, con una jugosa entrevista, publicada por "ABC" este pasado fin de semana y que todo el mundo debería de leer, a Jesús Terciado, el presidente de la patronal de la pequeña y mediana empresa... ésa que procura el 80% del empleo en España y que viene sufriendo un tremendo varapalo durante todo el periodo de la actual crisis económica que asola al país. 

 D. Jesús dejará datos en nuestro blog simplemente aterradores, más de 450.000 empresas cerradas, entre pymes y autónomos, desde el 2.008 hasta hoy, el ninguneo de Zapatero hacia ellos ( a pesar de suponer la pequeña y mediana empresa el 80% del empleo en España, el 90% del tejido empresarial nacional y el 75% del PIB patrio) al reunirse y tener consideración sólo con las grandes empresas del país o que cada día faltan a su trabajo 1.000.000 de personas y 300.000 de ellas son especialistas del absentismo laboral (dicho absentismo laboral costó al país casi 11.000 millones de € en el pasado 2010)... de ahí que una de sus grandes aspiraciones sea hacerse con la administración de las mutuas, algo por lo que suspiran también los sindicatos (aunque los dos actores sociales ya han perfilado un atisbo de acuerdo al compartir la gestión de dichas mutuas) y que el Gobierno se ha destapado en dicha disputa exigiendo su gestión también.

Como prólogo y epílogo de la jugosa entrevista, Jesús Terciado deja claro que Zapatero no está dando con la tecla (si alguien lo dudaba a estas alturas ya tiene otra muestra) y exige su marcha si no promueve los cambios y reformas necesarios para la recuperación de la actividad, vital por otra parte para el país, de la pequeña y mediana empresa... la cuál ha sufrido un retroceso de siete años en su número.

"Si Zapatero no es capaz de hacer reformas más profundas debe de convocar elecciones". Jesús Terciado.

—Los números hablan por sí solos. El grueso del tejido empresarial en España está enfermo...

—El número de empresas que hay en este momento en España es similar al que había en 2004, hemos retrocedido siete años en número de empresas y cuando la crisis se supere va a haber que crearlo otra vez. Las empresas que quedan tendrán que contratar, pero también tendrán que surgir nuevas y nuevos autónomos. ¿Cómo se ha llegado a esta situación? Caída actividad, de consumo, de ventas, ajuste de precios para adaptarse a la situación, menor demanda y una rigidez del mercado laboral que ha impedido a muchas empresas hacer ajuste sin sufrir costes importantes. Sin olvidar que el sistema financiero está cerrado para pymes y autónomos, que las entidades con capacidad de dar crédito nos lo venden muy caro, a cifras inasumibles para una pyme. Y el sector financiero está en plena transformación, la incertidumbre es muy grande y la morosidad muy alta.


Jesús Terciado: «las pymes necesitan un contrato fácil de hacer y de extinguir»

—Marque la hoja de ruta para reflotar el tejido empresarial.

—Lo primero que quiero decir es que en la reunión que mantuvo el presidente del Gobierno con los empresarios no estaba reflejado el 40% del empleo; las empresas que fueron a Moncloa tienen muy poco empleo, lo subcontratan todo con pymes a las que tienen ahogadas en muchos casos. La hoja de ruta pasa irremediablemente porque se consoliden las reformas que se han planteado y alguna, como la reforma laboral, se mejore. Habría también que mejorar las políticas activas de empleo y la contratación para jóvenes y mujeres, los más afectados por el paro. El contrato a tiempo parcial no funciona, ni el de prácticas, ni el de formación; son figuras demasiado rígidas, eso sí, con bonificaciones a la Seguridad Social. Pero nosotros no queremos bonificaciones, queremos un contrato sencillo, fácil de hacer y de extinguir destinado a alguien que empieza a formarse, a realizar prácticas en una empresa, sin abusar de las condiciones distintas a las que tiene el contrato habitual.

—¿Hablamos de un salario más bajo que el salario mínimo?

—En otros países como, por ejemplo, Francia, que no es precisamente un país bananero, el salario mínimo no afecta a los contratos en formación o prácticas. Existe una contratación ágil, a la que se pueden acoger la mayoría de los jóvenes, no como ocurre en España, donde el modelo de contratación está demasiado ceñido a un tipo de joven con titulación determinada, que exige respetar determinado tiempo desde que realizó sus estudios... Al final ni el 10% de los jóvenes puede acogerse a estos contratos. Y luego está el contrato a tiempo parcial, también demasiado rígido. Que si la jornada debe ser como mínimo del 75% de la jornada habitual, que si hay que estar en paro... requisitos que prácticamente lo hacen inutilizable. Es necesario hacer más fácil y accesible la contratación porque siempre será mejor que una persona esté trabajando que cobrando el paro.

—¿Cómo se hace más fácil la contratación?

—Hay que generalizar el contrato de fomento del empleo con 33 días de indemnización y cuando la empresa atraviese por dificultades facilitar la extinción de los contratos con una causalidad más clara en el despido objetivo y no dejar la interpretación en manos de un juez. Esto es lo que estamos persiguiendo en el mundo laboral al margen de perseguir de una negociación colectiva que sea más competitiva.


Jesús Terciado:«Para las pymes habría que aplicar desgravaciones fiscales a la reinversión»

—¿Cómo marcha esta negociación con los sindicatos?

—Estamos trabajando y de acuerdo en algunos asuntos, el problema surge cuando se aborda el cómo. De lo que se trata es de que haya más flexibilidad en la empresa, que si una empresa pasa por dificultades se pueda descolgar de un convenio... El acuerdo va avanzando pero no me atrevo a dar fechas, ni mucho menos, aunque el trabajo actual está enfocado a un acuerdo. Pero no hacia un acuerdo vacuo, porque la CEOE no firmaría cualquier cosa, ya lo ha dicho el presidente Juan Rosell. Apoyamos una reforma de pensiones bastante liviana para lo que se necesitaba y se han producido avances, pero no era nuestro tema, el nuestro es la negociación colectiva y estamos siendo exigentes.

—¿Cómo les va a afectar la reforma de los convenios a las pymes?

—Lo que quieren las micropymes, sobre todo, es que alguien les resuelva el problema de la negociación colectiva porque ¿qué empresa pequeña, de seis o siete trabajadores, va a poner a negociar con sus trabajadores cuando no tiene tiempo porque todo el día está trabajando? Defendemos un modelo lo más cercano a la empresa, el modelo de negociación provincial que ha funcionado bien y tiene en cuenta el entorno de la empresa. Y también defendemos un compromiso para que los salarios se moderen y que las condiciones laborales cambien para ganar en competitividad... Este es el terreno de juego en el que nos movemos, los sindicatos tienen unas ideas y nosotros otras y a ver si conseguimos conciliarlas.

—CEOE ha hecho de la lucha contra el absentismo una bandera.

—Es un asunto que también estamos abordando en la reforma. Cada día un millón de persona faltan al trabajo y de ellas más de 300.000 son profesionales del absentismo.

—Algo tendrá que ver también la inspección en el control de las bajas...

—El absentismo profesional como causa también tiene el relajo de la inspección o de la Administración. ¿Por qué? Porque no pasa nada. Es necesario mano dura para evitar el absentismo profesional.

—¿Trabajo es receptivo a aumentar las multas?

—No reconoce la escasa eficacia de la inspección... aunque sí que las mutuas son más eficaces al menos en un 25%. Por este motivo hemos reclamado la gestión.

—El control de las mutuas por parte de los empresarios...

—Haría más eficaz el control de altas y bajas; los sindicatos también tendrían su participación.

Jesús Terciado: «Hace falta más mano dura para acabar con el absentismo profesional»

—Hemos hablado del mercado laboral ¿y la fiscalidad?

—Defendimos en su día que las pymes tuvieran mejor tratamiento fiscal, cinco puntos menos que las grandes y luego el Gobierno rebajó otros cinco puntos adicionales. Pero todavía es insuficiente, nuestro Impuesto sobre Sociedades es cinco puntos superior a la media. Además, para las pymes habría que aplicar desgravaciones a la reinversión de los beneficios, casi siempre en la empresa, y buscar fórmulas para que haya un balance fiscal entre la empresa y la Administración, para que los impuestos que hay que pagar cuando una empresa es proveedora se puedan compensar con las deudas que la Administración tiene con ella, porque ahora mismo hay que pagar impuestos, tasas, licencias y, sin embargo, a la empresa le pagan incluso con doce meses de retraso, lo que termina asfixiando a la empresa. Y en IVA, el criterio de caja es el optimo. Si una factura no es cobrada, lo lógico es que Hacienda reclame el impuesto a quien no le ha pagado no a la empresa, porque no lo ha recibido.

—Y la luz al final del túnel ¿cuándo?

—Muchas grandes empresas ya han conseguido beneficios, están en el exterior, también muchas empresas medianas. Es el principio de una recuperación económica y tendrá que llegar a las familias, a las empresas y recuperar la confianza y el crédito...

—¿Agotar la legislatura o adelanto electoral?

—CEOE y Cepyme no nos metemos en política, pero sí queremos que este país funcione. Y si el Gobierno es capaz de seguir planteando reformas y realizarlas con mayor intensidad que ahora y no se produce merma de autoridad por haber anunciado su marcha y haber otros candidatos, no habría que adelantar elecciones. Pero me temo que va a ser difícil que el presidente del Gobierno sea capaz de profundizar en las reformas. Y si no es posible, sería prudente un adelanto electoral, convocar elecciones cuanto antes, sobre todo por el bien de nuestro país y por la necesidad de sacarlo adelante a la mayor brevedad posible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...