14 febrero 2018

Lo que cuesta un día de guerra

¿Qué se puede hacer con 50.000 millones de euros? ¿Qué se puede hacer en los países más necesitados del mundo con lo que cuesta un sólo día de guerra en el Golfo Pérsico? ¿Qué se puede hacer con los 10 billones de euros que le puede costar la guerra a occidente?. Nadie se lo quiere preguntar, pero con los veintiséis centavos de dólar que cuesta una bala del fusil de asalto norteamericano M16, trece niños, de los 250:000 que pierden la vista anualmente, podrían evitar quedarse ciegos porque no pueden obtener cápsulas de «Vitamina A» que apenas cuestan dos centavos cada una. Pero esta simple aritmética de guerra, de Hazañas Bélicas, da otros muchos dígitos que marcan claramente la diferencia entre lo caro que resulta matar y lo barato que saldría vivir. Con lo que vale un cazabombardero F14 TOMCAT podrían comprarse 42.063 refrigeradores para almacenar 50.000 dosis de vacunas. Con un F15, 62.000.000 litros de leche en polvo. Con un misil Tomhawk, 4.048 equipos médicos y medicinas para un dispensario de aldea. Con el Scud, más de seis millones de dosis de sales de hidratación para evitar momentáneamente la muerte por las diarreas provocadas por el agua no potable. Con el Patriot, 117.270 botiquines de primeros auxilios con libro de instrucciones para su uso.

Con otro misil, el Phoenix, 2.400.000 botellas de jarabe de cloroquina para el tratamiento de la malaria en los niños. Con un Harm, 1.687.500 ampollas de penicilina. Con el sofisticado y ultramoderno helicóptero Apache, 25.000 bombas de agua, accionadas manualmente, tuberías y accesorios para, construir un pozo. Y, por último, un fusil de asalto M16 podría cambiarse por media tonelada de papel para la producción de textos de escuelas primarias o 31.800 cápsulas de antibióticos para curar infecciones.


LO DICE EL UNICEF.- Esta aparente provocación, en forma de cascada de datos que podrían ser considerados demagógicos, no es obra del presidente iraquí, Sadam Husein, para intentar manipular el conflicto, sino del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), organización poco proclive al amarillismo. También en otro informe de las Naciones Unidas, el titulado Desarrollo Humano 1990, la ONU destaca y enumera el actual catálogo de miserias humanas que azota al mundo: «El mayor reto para la década de los noventa continúasiendo la eliminación de la inmensa carga que representa la privación humana. Más de mil millones de personas siguen viviendo en condiciones de pobreza absoluta, casi 900 millones no saben leer ni escribir y 1.750 millones carecen de agua potable. Aproximadamente, 10 millones no disponen de vivienda, unos 800 millones pasan hambre todos los días, 150 millones de niños menores de cinco años (uno de cada tres) se encuentran en estado de desnutrición y 14 millones de niños mueren cada año antes de cumplir su primer lustro.» Bajo este sumario de tristes realidades, decir, por ejemplo y siempre según el Unicef y la ONU, que con un solitario dólar podría comprarse «la cantidad de vacunassuficiente para inmunizar a 20 niños contra la tuberculosis, o a 15 contra la difteria, la tosferina y el tétanos, o a siete contra el sarampión y la poliomielitis», no debería ser considerado una provocación. Unicef cree que, en tiempos de paz, mueren cada día en el mundo 27.000 niños.

UN EJEMPLO.- ¿Qué hacer con 50.000 millones de euros? ¿Qué hacer con lo que cuesta un día de guerra? La respuesta, una de ellas, podría ser esta: pagar los gastos de vacunación para inmunizar a treinta millones de niños, 1.000.000 de pupitres para escuelas, bombas de agua para construir 10.000 pozos, 100.000 letrinas, 100.000 equipos para proporcionar agua potable, 5.000 jaulas para treinta gallinas cada una, 10.000 equipos médicos para dispensarios de aldea, 10.000 bicicletas, 10.000 hornillos de gas, 640.000 mantas, 10.000 equipos básicos para enfermeros, 10.000 pastillas de jabón, 50 millones de cápsulas de antibiótico, 10.000 refrigeradores para almacenar vacunas y 5 millones de cajas de 12 agujas para inmunización infantil. Por no querer saber lo que se puede hacer con 50.000 millones de euros, las últimas estadísticas de la ONU afirman que cada 24 horas 1.150 niños mueren de tosferina, 4.000 de sarampión, 2.100 por el tétanos, 5.500 por la malaria, 11.000 por diarreas y 6.000 más quemueren víctimas de neumonía. Según el Unicef, para alcanzar los objetivos que se ha marcado para el año 2.000 -reducir la mortalidad infantil en un cincuenta por ciento y lograr el acceso a la enseñanza primaria del ochenta por ciento de la infancia- harían falta sólo los 2.500 millones de dólares que se gastan en fabricar armamento todos los países del mundo en un sólo día... de paz.

Pero ahora, el mundo está en guerra. La primera jornada de la Operación Tormenta del Desierto tuvo un coste para los aliados de 500 millones de dólares (50.000 millones de euros aproximadamente), según analistas militares estadounidenses consultados por la agencia de noticias France Presse. Estos datos son calificados de «optimistas» por otros economistas norteamericanos que estiman que podría duplicarse el gasto aliado de cada día de combate. De ser cierta esta teoría, y contando también con el elevado gasto de guerra por parte iraquí, con el equivalente económico de dos días de muerte y destrucción, el Unicef podria haber alcanzado sus objetivos de vida infantil para el año 2.000.

ARITMET1CA BELICA.- Mientras que los países occidentales tienen reservas, o capacidad para generarlas, y podría afrontar un gasto semejante, en Irak, las cuentas son mucho más pesadas, al menos para la población iraquí. Según datos de 1988, y no hay razón para pensar que ha variado positivamente la norma de conducta sino todo lo contrario, las Fuerzas Armadas de este país se llevaban el 32% de su Producto Nacional Bruto (PNB), educación sólo se lleva el 3,7 y sanidad un pobre 0,8%. Y es que en la aritmética actual se puede apreciar que destruir es bastante más caro que crear como lo demuestra que un F14 esté valorado en 5.300 millones de euros; un F15, en 3.100; un Tomhawk, en 130 millones; un Scud, en 100 millones; un Patriot, en 110 millones; un Phoenix, en 80 millones; un Harm, en 27 millones; un helicóptero Apache, en 1.000 millones, y un fusil M16, en 42.000 euros. 0 cómo lo demuestra que, en la otra esquina, un refrigerador para almacenar 50.000 dosis de vacunas cueste 126.000 euros; una bomba de agua, tuberías y accesorios para hacer un pozo, 40.000; un litro de leche en polvo, 50; un equipo médico y medicinas para un dispensario de aldea, 32.100; un botiquín de primeros auxilios, 938; una botella de jarabe de cloroquina contra la malaria, 33; una dosis de sales de hidratación para la diarrea, 15; una ampolla de penicilina, 16; y una cápsula de antibiótico para curar infecciones, 1 euro con treinta y ocho céntimos.

08 febrero 2018

Sadam Hussein ahorcado

Lo único que les faltaba a las bolsas, para caer en el marasmo, era la existencia de tres amenazas de bomba que interrumpieran la sesión, y eso es lo que sucedió ayer. La prudencia, en tiempo de guerra, se ha impuesto y muy pocos inversores hacen uso de las expectativas, aunque las autoridades económicas no se cansen de repetir que el hambre de hoy es el pan de mañana. Así se explican las guerras. 

La penúltima amenaza de Sadam Hussein y antepenúltimo discurso triunfalista de los militares aliados apenas han influido en el comportamiento de los mercados, llevados por una dosis de pragmatismo digna de tener en cuenta. Frente a lo que cabía esperar en un ciclo bajista como el actual, apenas hay «cazadores de gangas», lo que es síntoma inequívoco de que lo que hoy es barato mañana puede serlo más.


Los bancos y las constructores son los únicos títulos que sufren variaciones, aunque de escasa importancia, el resto languidece de forma preocupante. A corto plazo, la única esperanza que le queda a la Bolsa española es que parte del dinero negro que aflorará próximamente a la superficie (tal como anunció Solchaga) llegue a los mercados. Hasta que eso llegue, si sucede, y hasta que no se clarifique el panorama del Golfo (para bien o para mal), las cosas seguirán igual. Más claro lo tiene el dólar estadounidense, que tras el apoyo bélico se enfrenta a las miserías de su economía, lo que explica su debilitada posición. Ayer en Madrid fijó cambios similares a los de hace casi una década.

31 enero 2018

A las gentes de Jerusalén

El libro fantasma, así han bautizado los egipcios la novela del autor cairota Naguib Mahfuz, Gentes de Nuestro Barrio. Desde 1959 hasta hoy, el integrismo islámico ha impedido la publicación de la novela que consagró a Mahfuz como el «artífice de la literatura árabe contemporánea». El éxito avasallador que ha obtenido precisamente en Israel, ha resucitado a Gen tes de nuestro Barrio del limbo literario donde estaba confinado. Recientemente, la editorial Am Oved de Tel Aviv anunció que la primera edición de Gentes de nuestro Barrio, se ha agotado en un tiempo récord. La segunda tirada ya se encuentra en la imprenta, aseguran los representantes de la editorial hebrea. 


Irónicamente, en su amado Egipto que le vio nacer en 1911, Mahfuz no ha podido editar un solo ejemplar de su libro. Los cancerberos de la censura islámica han rubricado a Gentes de nuestro Barrio, como «algo abominante» que condenará a su autor a las llamas del infierno musulmán. Probablemente al mismo compartimento donde se consumirá Salman Rushdie, escritor a quien Nuguib Mahfuz ha defendido a riesgo de su propio pellejo. A fines de la década de los 50, Naguib Mahfuz se apartó del crisol realista donde había fraguado sus veinte relatos cortos y novelas, para escribir Gentes de nuestro Barrio; su primera obra simbólica. 

Aunque la trama se desarrolla en la misma barriada cairota que sirvió de escenario para sus escritos anteriores, Gentes de nuestro Barrio entraña una alusión alegórica al ciclo humano de la sumisión, rebeldía y redención. El amordazamiento de Mahfuz ha durado más de tres décadas. Sobre la intelectualidad occidental recae la responsabilidad de denunciar el atropello contra quien magistralmente ha interpretado las grandezas y miserias del pueblo egipcio.

25 enero 2018

Magic Johnson da una asistencia a Karl Malone

Perdonen ustedes si esta columna no está repleta de ditirambos sobre el espectáculo televisado del domingo, el «All Star Game» de Charlotte (¿«charlottada»?) en el que el equipo con tres grandes jugadores -Charles Barkley, Michael Jordan, Patrick Ewing- derrotó a un equipo que carecía de hombres del mismo calibre. El domingo había un gran partido en Estados Unidos, pero no era ése. Lo que sucede con este partido Este-Oeste es que es una lata de buenas sardinas, y eso es un excelente manjar, pero no es el bogavante que pretende ser. Por seguir con los símiles gastronómicos, la admiración boquiabierta ante el «All Star Game» recuerda a esos españoles que llegan a París y se gastan los cuartos en Maxim's porque creen que sigue siendo un gran restaurante, cuando no es ya más que un local para turistas japoneses (y españoles, claro).

El partido Este-Oeste es una diversión, una muestra de toreo de salón que permite ver a Magic Johnson dar una asistencia a Karl Malone, cosa que quizá nunca se pueda ver en ningún otro momento o lugar. Pero nada más. El deporte necesita del elemento competitivo para alcanzar todo su significado. Alguna vez, muy pocas, un virus competitivo ha recorrido las plantillas de un Este-Oeste y ha producido un choque vibrante de principio a final. Pese a su tanteo apretado, el del domingo sólo ha producido tres cuartos de fallos tremendos(«el balón está muy duro», decía, compasivo, Ramón Trecet) y un último cuarto con un poquito más de tensión. Hombre, tres entradas a canasta de Jordan fueron de cortar la respiración, y hay que ver a Barkley pescar 22 rebotes contra los mejores gigantes de este deporte para creerlo. Sólo con esos detalles, o con la buena presentación en sociedad de un Hersey Hawkins, de un Tim Hardaway, el aficionado lo pasa bien. No hay que rechazar ni el partido ni los demás eventos del fin de semana: Dee Brown y su 1,82 matando de lo lindo, Craig Hodges anotando ¡19 triples! consecutivos...


Sencillamente, hay que colocarlo en la justa perspectiva, la de unos «bolos» glorificados. El partido que tenía a toda América en vilo era, naturalmente, el choque ArkansasNevada Las Vegas, los dos mejores equipos universitarios. Aquí se jugaba un trozo de ventaja psicológica decisiva ante los próximos «playoffs», y además el equipo del discutido Jerry Tarkanian tenía -en campo ajeno- que justificar su fama, que está alcanzando niveles míticos. ¿Cómo de míticos? Gary Colson, entrenador de Fresno State, recién vapuleado por UNLV, asegura: «Este es sin duda el mejor equipo de baloncesto jamás reunido en el deporte universitario». Sí: según Colson, mejor que los equipos de UCLA con Lew Alcindor y Bill Walton. Son palabras mayores. Pero un equipo que gana por 30 puntos la final universitaria de 1990 y vuelve la temporada siguiente con sus mejores hombres bien puede valer tanto.

El caso es que el choque contra Arkansas, el excelente conjunto de Todd Day y Lee Mayberry, fue de ésos que recuerdan que el baloncesto universitario es la antesala de la NBA, y el tanteo final (105112 para los actuales campeones) no es más que una confirmación. El partido fue fantástico, dominado por Larry Johnson, Stacey Augmon y Anderson Hunt. A ver cuando nos llega, aunque sea en vídeo...

Oído el domingo por televisión: «Bingenmeyer está completamente desconocido hoy». Y tanto. Como que se llama Bingenheimer . . . El caso es que Dan Bingenheimer/Bingenmeyer, denostado por «no hacer nada», logró contra el Joventut 20 puntos (eso sí, «con cuentagotas»), 12 rebotes, 2 tapones, 3 asistencias y 2 robos de balón. ¿Estaremos todos viendo el mismo partido? . . . Viendo a Toño Llorente sacar literalmente de la cancha a Ralla Jofresa, uno no podía evitar dos ,recuerdos: el de la postura obscena -no merece otro calificativo- de Ramón Mendoza y de su «entourage» negándose a ficharle . - igratis, si hubiesen querido!- para reforzar a su destrozado equipo en los pasados «playoffs», y la postura ridícula del propio Real Madrid de Wayne Brabender negándose, antes de esta temporada, a considerar a Llorente como fichaje para apoyar a su hermano José Luis -hubiese sido el suplente ideal, y quedándose con ocho fichas «senior» y a expensas de que Joe se rompa. Cerrazones, politiquerías, miserias que nada tienen que ver con el deporte.

18 enero 2018

La miseria de nuestros políticos

La verdad es que no nos dijeron nada y que no nos enseñaron nada. Todo tuvimos que inventarlo, con lo cual se sentaron las bases de una pedagogía del espontaneísmo que se volvieron, a la larga, contra los encubridores. Y fue mejor así. Porque nadie te cuenta qué es el amor, cómo funciona, dónde acaba la simple sensoria 1idad -física y motriz- y dónde la celestial música. 

Y acabas por creártelo a tu medida, con su mitología precisa y sus zonas de sombra y desasosiego, pero también con sus fulgores irrepetibles... En estas circunstancias de desconcierto, el enunciado de una necesidad, «haz el amor y no la guerra», se tomó como bandera de una generación y se convirtió en una filosofía programática de la subversión. No estará de más señalar, en estos momentos, la actualidad plena de aquel lema. Hoy más que nunca, desde su desafiante radicalidad, «no hagas la guerra» es un mandato que condensa la única ética posible frente a la infamia: la ética del rechazo y la insubordinación. «Haz el amor» pudiera ser lo de menos si no fuera porque tan saludable práctica está siempre del lado del júbilo y la vida. Mas en ese enunciado surgían otras dudas, cuando menos metodológicas, por no decir existenciales y políticas. 


El lenguaje es traicionero y su funcionalidad, una trampa de efectos imprevisibles. Así que lo primero era desmenuzar el significado de ese señuelo inverosímil, «haz el amor» y lo segundo, como consecuencia lógica, separar las impurezas de una superestructura ideológica, de la obviedad de un acto físico. Un lío del que ni siquiera Wilhem Reich venía a desenredarnos. El amor, en cualquiera de sus versiones o significaciones -en unas más que en otras- era un apéndice, una excrecencia de las miserias de nuestra vida política. Todo era político y desmesurado y yo mismo llegué a publicar un libro tremendo sobre amores, alienaciones y otros derivados, con las benéficas sombras de Gramsci, Pasolini y Julián Grimau al fondo. No recuerdo muy bien cuál pudiera ser la relación entre los tres, pero lo escribí. Una muestra de aquellos versos: «el amor era el último reducto de la dignidad/ Decid quién pudo amar sin sentirse culpable». Evidentemente era falso lo primero (lo de la dignidad) y falso lo segundo (lo de la culpabilidad). 

Pero daba un tinte dramático a la descripción de la época. Además, un error más, en un clima de errores y falsedades, era la aportación imprescindible al desconcierto general. Por otro lado, estas torturantes imprecisiones derivaban, quizá, de una vaga sospecha de que el amor tenía que ver bastante con ciertas sensaciones biológicas de placer. Y como resulta que la práctica del placer puede ser -y lo es- una senda hacia la libertad, todo volvía a enmarañarse sin remedio. Somos herederos de un caos y, paradójicamente, de un esquema ordenancista y cuartelero. 

Uno recordaba aquello de que el amor, el trabajo y el saber son las fuentes de la vida y que, por lo tanto, debieran gobernarla. Pero no era suficiente. Resultaba inevitable desembocar en conceptos como neurosis, insatisfacción colectiva etc...sobre los que planeaban, otra vez, las tesis de economía sexual de Wilhem Reich. En consecuencia, quienes se sentían desgraciados no sabían si era por la imposibilidad de un amor pleno o por la dificultad de fornicar con una razonable sensación de júbilo y de gozo. O sea que oscilaban entre el misticismo de Teresa de Avila- Juan de la Cruz, la locura de Reich y el convulso sentimentalismo de los «Veinte poemas de amor una canción desesperada nerudianos. Lo cierto es que seguimos sin saber de qué va la cosa. Que el amor puede ser una cuestión de secreciones, glándulas, temperatura de la piel y capacidad de reacción química de dos cuerpos, es una posibilidad nada desdeñable. 

O un estado de hipertrofia del ánimo -y de algunas partes del organismo- que alcanza su cumbre en la comunión de los cuerpos. Una comunión menos abrupta y genésiaca, y más liviana, que la exaltada por Neruda en sus poemas: «mi cuerpo de labriego salvaje te socava/ y hace brotar el hijo del fondo de la tierra». En cualquier caso, todas estas circunstancias fueron revelaciones válidas para olvidarnos de dos cosas: de la incertidumbre que en el cuerpo nos metieron las meditaciones ignacianas y del patetismo de la heroína de Lorca, Mariana Pineda, cuando clamaba: «amor, amor, y eternas soledades».

12 enero 2018

Había una vez un pobre y siete ricos

EL hielo se derrite y el rompehielos se mueve», declaró el primer ministro británico, John Major, al final de la «cumbre» de los siete países más industrializados en Londres el pasado miércoles. «Mijail Gorbachov se ha comprometido de manera irrevocable a favor del cambio», comentó el presidente estadounidense, George Bush. Major, Bush y el primer ministro japonés, Toshiki Kaifu, impidieron una ayuda más decisiva y concreta de los «siete grandes» a la URSS, como habían solicitado Alemania, Francia e Italia. La demostración más clara fue cuando los tres primeros rechazaron aumentar el límite de fondos que la URSS está autorizada a retirar del Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD). Ese límite está estipulado hoy en unos 40 millones de dólares anuales, cantidad irrisoria para las necesidades soviéticas.



El francés Jacques Attali, presidente del BERD y firme partidario de levantar ese límite, se lamentaba: «Gorbachov se encuentra al borde de una piscina, rodeado de fuego por todas partes, y Occidente le pide que se tire sin miedo. Gorbachov no ve agua suficiente para nadar, así que se resiste y pide que le pongan más agua». La división era tan profunda que los dirigentes italiano, Giulio Andreotti, y francés, François Mitterrand, se quejaron públicamente de lo poco y tarde que Occidente está respondiendo al gigantesco reto de la transformación soviética, en la que, como dijo el presidente francés, «todos nos jugamos la paz». 

Para Andreotti, resulta incoherente pedir a los soviéticos una economía de. mercado y una disciplina fiscal y monetaria estricta, y no admitirlos como miembros de pleno derecho en el Fondo Monetario y el Banco Mundial, las instituciones capaces de exigir y ayudar a implementar esa disciplina. Bush, Major y Kaifu dan la vuelta al argumento para rechazar cualquier ayuda masiva a la URSS: no se puede integrar la economía soviética en el mercado internacional -dicen- mientras no sea un verdadero mercado. El debate cada día se parece más al absurdo interrogante de qué fue antes, el huevo o la gallina. En sus conversaciones bilaterales y en el encuentro con los siete jefes de Estado y de Gobierno de los países más ricos (a los que hay que añadir el presidente de la Comisión Europea, Jacques Delors, y el presidente del Consejo Europeo, este semestre el holandés Rud Lubers), el dirigente soviético, Mijail Gorbachov, reiteró su firme disposición de transformar la economía de mando administrativo que sigue vigente en la URSS en una economía de libre mercado. Es un compromiso fundamental, pues, como dijo Major en más de una ocasión durante la «cumbre», «estamos dispuestos a cooperar, pero toda cooperación será inútil si no hay voluntad política en la URSS». Los seis puntos de la respuesta a Gorbachov son una declaración de buenas intenciones, sin un solo compromiso concreto de ayuda contante y sonante. 

El estatuto de asociado en el FMI y el Banco Mundial permite a Gorbachov contar a partir de ahora con asesoramiento técnico de estas instituciones, pero no le da derecho a recibir préstamos o créditos. Las ofertas concretas de ayuda técnica en el sector energético, alimentario, nuclear y de transporte son muy imprecisas. El compromiso principal -abrir los mercados occidentales a las exportaciones soviéticas- requiere previamente un acuerdo internacional para la liberalización del comercio agrícola, del sector servicios, de la propiedad industrial y del acceso global a los mercados. Posiblemente el resultado principal de la reunión de Londres sea la obligación contraída por sus participantes de cerrar antes de fin de año la «ronda Uruguay» del GATT, donde se debaten estos problemas desde 1986.

En la «cumbre» del 90 los «siete grandes» contrajeron un compromiso similar, que nunca cumplieron. La novedad, esta vez, es que se obligan también a volver a reunirse si la negociación sobre las reglas de juego del comercio mundial siguen empantanadas en Navidad. Mijail Gorbachov regresa a Moscú con grandes sacas de consejos y ni un nuevo cheque, pero sería inexacto afirmar que vuelve con las manos vacías. El anuncio de una nueva reunión con George Bush en Moscú para el 30 y 31 de este mes, la casi segura firma en ese encuentro del primer tratado de reducción de armas estratégicas y la invitación que ya ha recibido del canciller alemán Helmut Kohl, anfitrión de la «cumbre» del 92, para estar presente de nuevo en el primer foro político del sistema internacional de los 90 le convierten en el octavo miembro del club más cerrado del mundo. En cuanto a la ayuda occidental y japonesa, con ser importante, resultaría ineficaz para resolver los problemas internos soviéticos si no va precedida de dos acciones en la URSS: un acuerdo entre el gobierno central y las repúblicas que aclare responsabilidades y competencias, y la puesta en marcha de un plan masivo de transformación del sector militar al sector civil.

«Palabras y promesas están muy bien, pero hacen falta hechos, acciones», decía Kaifu horas antes de iniciarse la «cumbre» de. Londres. Su desconfianza la comparte hoy la mayor parte de los observadores que han seguido de cerca los errores, bandazos y zigzagueos permanentes de Gorbachov desde que prometió una reforma económica radical hace cuatro años. Sin un acuerdo entre el gobierno central y las repúblicas, es inútil esperar grandes inversiones de Occidente, pues nadie sabe si lo que se firma hoy valdrá mañana. Sin una reducción drástica del sector militar, que absorbe todavía entre un 20 y un 30 por ciento del presupuesto de la URSS y el 70 por ciento de sus científicos más cualificados, dar dinero a los soviéticos es alimentar su máquina militar y, casi con toda seguridad, reducir los incentivos para que se aceleren las reformas. «Los retos que afronta Gorbachov son formidables, pero las oportunidades, si tiene éxito, son ilimitadas», comentaba el primer ministro británico, el único novato de este año en la reunión londinense. 

Transformar, como ha escrito Leyla Boulton, especializada en los cambios de la URSS, «una economía de armamento en una economía de desarme» choca con cuatro murallas difícilmente franqueables: la burocracia que se resiste a perder sus privilegios, el miedo al paro masivo en muchas compañías; el elevado costo de la operación; y el convencimiento de la jerarquía militar y del aparato del PCUS de que se trata de una operación estratégica de Occidente para borrar a la URSS del mapa como superpotencia militar, el único escenario donde todavía es superpotencia, pues su PNB empieza a ser comparable o inferior al de Italia. Aunque se trate de un acuerdo histórico, la reducción en un 30 por ciento de las armas estratégicas de EEUU y la URSS que Bush y Gorbachov se han comprometido a firmar en Moscú a finales de mes tiene una lectura muy diferente entre los soviéticos y entre los occidentales. Para muchos soviéticos, aceptando concluir nueve años de negociaciones START, Gorbachov debía haber exigido una compensación económica de Occidente mucho más sustancial. Esta actitud, que en Occidente nos suena a chantaje, es el pan diario en el comportamiento de los soviéticos, así que a ellos les parece de lo mas natural.

Terminada la guerra fría, la gran amenaza para los soviéticos no es la guerra nuclear sino el desastre económico. De ahí que muchos vean en el acuerdo de reducir las cabezas nucleares estadounidenses de 12.000 a 9.000 y las soviéticas de 11.000 a 7.000 «otra concesión a cambio de nada» como las efectuadas en los acuerdos sobre eliminación de euromisiles instalados en tierra (1987) y sobre reducción de fuerzas convencionales en Europa . (1990). El acuerdo entre gobierno central y repúblicas, que el 23 de abril parecía posible tras la firma de un borrador por Gorbachov y 9 presidentes republicanos, se ve hoy amenazado por diferencias profundas entre las principales repúblicas -Rusia, Kazajstán y Ucrania- y el centro sobre competencias fiscales, control de fábricas y estatuto final de las repúblicas y provincias autónomas que pueblan y dividen cada una de las repúblicas federales. Al depender del Tratado de la Unión la elaboración de una nueva Constitución y las primeras elecciones legislativas y presidenciales libres, en principio previstas para la segunda mitad del 92, toda la reforma política y económica está de nuevo en el alero. «Si Occidente quisiera realmente ayudar a reformar la URSS y Europa Oriental, debería abrir sus mercados agrícolas», escribía el jueves el economista británico Samuel Brittan en el Financial Times. «Esto valdría más que miles de millones en ayuda y, además, beneficiaría a los consumidores occidentales y ayudaría a desatascar las negociaciones del GATT». De nuevo, el futuro de la URSS, del Este -y del Tercer Mundo, habría que añadir- dependen de que EEUU, Japón y la CE (Francia y Alemania sobre todo) pongan su casa en orden. 

23 diciembre 2017

Créditos rápidos online sin papeleos

Desenchufar los aparatos el lugar de dejarlos en stand-by, (con la luz roja) también va a suponer un descuento destacable en la factura. Uno de los grandes desconocidos de todo recibo de luz es la discriminación horaria. ¿sabías que pueden solicitar a tu compañía la discriminación horaria?, Pues si. Y con esta el importe que bajara de forma considerable, además tiene un horario amplio. Si no sabes cómo reducir la factura de la luz, lo mejor es llamar y pedir tarifa regulada; intentarán convencerte diciéndote que la tarifa de mercado libre es siempre más económica, pero la verdad es que la mayor parte de las veces no es así. Para solicitar tarifa regulada, la potencia contratada debe ser inferior a diez Kw. Aprovechar el calor de la casa, eso te hará reducir la factura de la luz. Y si en Navidad Teresa apurado para apagar la luz, no te preocupes, con un crédito rápido online, podrás pagar la sin contratiempos.

En la actual tesitura económica, en plena debacle financiera española, obtener créditos rápidos (online o en entidades físicas) es tarea imposible para una gran parte de la población. La restricción del crédito es tal que muchas empresas y autónomos, como bien sabéis, se han visto obligados a echar el cierre por falta de financiación. Por no hablar la de tarjetas de créditos canceladas a familias que tiraban de ellas para llegar a fin de mes.

Bien es cierto que no podemos comprar todo desde el primer momento, que hay determinados alimentos que siempre es preferible consumirlos frescos. Embargo, existen otros productos que si se pueden ir comprando ya. Algunas de las compras navideñas que ya puedes ir pensando en adquirir son la bebida, lo entrantes que tengas pensado ofrecer para picar. La decoración de Navidad, ya sea de la propia casa como de el árbol. La ropa que te pondrás en los días destacados de la celebración, sobre todo si pretende salir de fiesta. Los regalos de los Reyes Magos y los de Papá Noel que ya tengas claros.

Comprar desde ahora no es solo un alivio, se convierte en una satisfacción. Si lo haces ahora, luego no estarás agobiado para llegar a final de mes e incluso la cuesta de enero se te hará más llevadera. Porque al comprar con suficiente antelación puedes ir mirando sin estrés.


Porque puedes aprovechar días extraordinarios como puede ser el Black Friday. En este día hay muchas ofertas y descuentos, así conseguir artículos de temporada a un buen precio. En diciembre muchos comercio suben el precio de determinados artículos que pasan a ser de temporada; si compras con tiempo evitarás comprar más caro. Incluso si no tienes dinero aquí te ofrecemos la solución, los créditos rápidos online sin papeleos pueden ser de una gran utilidad teniendo en cuenta que puede solicitarlos en cualquier momento y desde cualquier sitio. Si estás apurado y terminaste ver una buena oferta, tendrás que dejarla escapar gracias a las ventajas que te ofrecen estos productos financieros.

Pues bien, en la web que aquí os facilito se puede obtener créditos sin mucho papeleos de pequeños importes, desde 100 euros, hasta 30.000. Los requisitos, si son importes de poca cuantía, son prácticamente inexistentes y la concesión suele ser casi instantánea.

Para ello, una web especializada se ha encargado de recopilar y seleccionar entidades financieras dedicadas al micro-crédito y al crédito al consumidor que ofrecen sus servicios en internet.

La gran manzana es uno de los clásicos por Navidad más populares del mundo. Pero no por ello pierde su encanto y es que contemplar de cerca uno de los más impactantes y grandes árboles de Navidad del planeta no tiene ningún desperdicio. Viajará a nueva York en diciembre es viajar a una ciudad hipnótica, vibrante y ecléctica donde recuperar el espíritu navideño está siempre garantizado. En Disneyland París, Frozen y Mickey Mouse, entre otros tantos, se encargarán de que pases unos días inolvidables estas navidades. Con un ambiente y una decoración muy trabajada, si algo hay que tener claro es que en Disneyland descubrirás la verdadera magia.

Igualmente recomendable es Bratislavia, que está en Eslovaquia, con sus calles empedradas en forma de laberinto, sus mercados navideños, su castillo histórico y hasta los monumentos a las tropas soviéticas, ofrecen una oportunidad idílica para viajar en Navidad. Rovaniemi, la capital y ciudad más poblada de la laponia finlandesa y es que si te suena a chino, aseguró que con lo que te contaremos a continuación te gustará más, porque Rovaniemi es la ciudad natal de Santa Claus. Aquí los bosques están siempre nevados y unas preciosas auroras boreales forman un paisaje en que se quedará para siempre marcado en tu corazón.

Bueno, el que sea funcionario ya sabe donde puede paliar la supresión de su extra de navidad. Hasta que dicha paga sea repuesta en el 2017 puede hacer uso de estas entidades financieras para hacer frente a las navidades como siempre ha hecho sin que su bolsillo se resienta apenas.

Los más pequeños de la casa son a los que más ilusión les hace la Navidad. Pero tampoco hay que negar lo evidente, ésta ha sido diseñada para todos. Los adultos, de una forma u otra también la reciben con entusiasmo. Ese es el motivo de que tenemos algunos rincones de ensueño en donde poder viajar de vacaciones en Navidad. No hace falta salir de España para recordar esta Navidad. En Arantza, que está en la comunidad floral de Navarra, hay un paraje natural encantador. Es un espacio de la geografía española que se queda enmarcado en el valle de cinco villas de la montaña. Allí podrás perderte entre robles, prinosil y castaños que quieran sumergir que en un verdadero cuento de hadas.


Hasta ahora has estado inmerso en un mundo de magia, pero sin prisas la tierra firme, puede que estés lamentando no poder ir, hoy queremos concederte tu deseo de ir a alguno de esos preciosos rincones; solicita un créditos rápidos online en en este sitio y vive una Navidad diferente.
El consumo eléctrico en Navidad sube considerablemente, en llegando hasta un 30% en muchos hogares del país, según cuenta la red eléctrica de España; pero no te engañes, ese incremento no se debe a la decoración navideña, pues está solamente consume un 3% de la energía. Así que por la decoración puedes estar tranquilo y dejar contentos a los más pequeños con un árbol luminoso. Ahora bien, aunque la decoración navideña no suponga un gasto extra en sí misma, convendría que tuviera se encuentra algunas recomendaciones que te ayudarán a reducir la factura de luz esta Navidad, también durante el resto del año.

Las compras navideñas conllevan siempre muchos gastos eso no es ninguna novedad para nadie. Entre las comidas, ya sean las de empresa como las familiares, días de celebración el 24 de diciembre y el 31 de diciembre. La ropa que hay que ponerse que a casi todo el mundo le gusta comprarse estos días algo nuevo para estrenar y los regalos, vale es que nuestros bolsillos lo sufran. Por todo eso y porque queremos evitar que esto no suceda una vez más aquí te damos la solución. Anticípate a la Navidad y empieza desde ya a hacer tus compras navideñas. En este post te comentaremos que compras puedes ir empezando a hacer, que este es un momento muy bueno para comprar y cómo empezar a hacerlo si no dispones de dinero. 

Utiliza luces de LED que reducen un 90% la fractura del alud si las comparamos con la luminaria tradicional. Cuando vamos a comprar electrodomésticos, es normal que busquemos los precios más económicos; sin embargo sería recomendable que a la hora de adquirir los tuvieras en cuenta otros aspectos importantes como son el consumo que el electrodoméstico te va a consumir; lo barato en ocasiones suele salir caro y en este caso siempre se cumple. Por lo tanto adquiere electrodomésticos que sean eficientes; por si no lo sabías, estos son los máximos responsables de que la factura de la luz venga elevada. Lo mejor es utilizar placas de inducción y por supuesto tener cuidado con los calefactores, más vale que éstos estén a una temperatura constante a que los enciendas y los apagues.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...