14 febrero 2018

Lo que cuesta un día de guerra

¿Qué se puede hacer con 50.000 millones de euros? ¿Qué se puede hacer en los países más necesitados del mundo con lo que cuesta un sólo día de guerra en el Golfo Pérsico? ¿Qué se puede hacer con los 10 billones de euros que le puede costar la guerra a occidente?. Nadie se lo quiere preguntar, pero con los veintiséis centavos de dólar que cuesta una bala del fusil de asalto norteamericano M16, trece niños, de los 250:000 que pierden la vista anualmente, podrían evitar quedarse ciegos porque no pueden obtener cápsulas de «Vitamina A» que apenas cuestan dos centavos cada una. Pero esta simple aritmética de guerra, de Hazañas Bélicas, da otros muchos dígitos que marcan claramente la diferencia entre lo caro que resulta matar y lo barato que saldría vivir. Con lo que vale un cazabombardero F14 TOMCAT podrían comprarse 42.063 refrigeradores para almacenar 50.000 dosis de vacunas. Con un F15, 62.000.000 litros de leche en polvo. Con un misil Tomhawk, 4.048 equipos médicos y medicinas para un dispensario de aldea. Con el Scud, más de seis millones de dosis de sales de hidratación para evitar momentáneamente la muerte por las diarreas provocadas por el agua no potable. Con el Patriot, 117.270 botiquines de primeros auxilios con libro de instrucciones para su uso.

Con otro misil, el Phoenix, 2.400.000 botellas de jarabe de cloroquina para el tratamiento de la malaria en los niños. Con un Harm, 1.687.500 ampollas de penicilina. Con el sofisticado y ultramoderno helicóptero Apache, 25.000 bombas de agua, accionadas manualmente, tuberías y accesorios para, construir un pozo. Y, por último, un fusil de asalto M16 podría cambiarse por media tonelada de papel para la producción de textos de escuelas primarias o 31.800 cápsulas de antibióticos para curar infecciones.


LO DICE EL UNICEF.- Esta aparente provocación, en forma de cascada de datos que podrían ser considerados demagógicos, no es obra del presidente iraquí, Sadam Husein, para intentar manipular el conflicto, sino del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), organización poco proclive al amarillismo. También en otro informe de las Naciones Unidas, el titulado Desarrollo Humano 1990, la ONU destaca y enumera el actual catálogo de miserias humanas que azota al mundo: «El mayor reto para la década de los noventa continúasiendo la eliminación de la inmensa carga que representa la privación humana. Más de mil millones de personas siguen viviendo en condiciones de pobreza absoluta, casi 900 millones no saben leer ni escribir y 1.750 millones carecen de agua potable. Aproximadamente, 10 millones no disponen de vivienda, unos 800 millones pasan hambre todos los días, 150 millones de niños menores de cinco años (uno de cada tres) se encuentran en estado de desnutrición y 14 millones de niños mueren cada año antes de cumplir su primer lustro.» Bajo este sumario de tristes realidades, decir, por ejemplo y siempre según el Unicef y la ONU, que con un solitario dólar podría comprarse «la cantidad de vacunassuficiente para inmunizar a 20 niños contra la tuberculosis, o a 15 contra la difteria, la tosferina y el tétanos, o a siete contra el sarampión y la poliomielitis», no debería ser considerado una provocación. Unicef cree que, en tiempos de paz, mueren cada día en el mundo 27.000 niños.

UN EJEMPLO.- ¿Qué hacer con 50.000 millones de euros? ¿Qué hacer con lo que cuesta un día de guerra? La respuesta, una de ellas, podría ser esta: pagar los gastos de vacunación para inmunizar a treinta millones de niños, 1.000.000 de pupitres para escuelas, bombas de agua para construir 10.000 pozos, 100.000 letrinas, 100.000 equipos para proporcionar agua potable, 5.000 jaulas para treinta gallinas cada una, 10.000 equipos médicos para dispensarios de aldea, 10.000 bicicletas, 10.000 hornillos de gas, 640.000 mantas, 10.000 equipos básicos para enfermeros, 10.000 pastillas de jabón, 50 millones de cápsulas de antibiótico, 10.000 refrigeradores para almacenar vacunas y 5 millones de cajas de 12 agujas para inmunización infantil. Por no querer saber lo que se puede hacer con 50.000 millones de euros, las últimas estadísticas de la ONU afirman que cada 24 horas 1.150 niños mueren de tosferina, 4.000 de sarampión, 2.100 por el tétanos, 5.500 por la malaria, 11.000 por diarreas y 6.000 más quemueren víctimas de neumonía. Según el Unicef, para alcanzar los objetivos que se ha marcado para el año 2.000 -reducir la mortalidad infantil en un cincuenta por ciento y lograr el acceso a la enseñanza primaria del ochenta por ciento de la infancia- harían falta sólo los 2.500 millones de dólares que se gastan en fabricar armamento todos los países del mundo en un sólo día... de paz.

Pero ahora, el mundo está en guerra. La primera jornada de la Operación Tormenta del Desierto tuvo un coste para los aliados de 500 millones de dólares (50.000 millones de euros aproximadamente), según analistas militares estadounidenses consultados por la agencia de noticias France Presse. Estos datos son calificados de «optimistas» por otros economistas norteamericanos que estiman que podría duplicarse el gasto aliado de cada día de combate. De ser cierta esta teoría, y contando también con el elevado gasto de guerra por parte iraquí, con el equivalente económico de dos días de muerte y destrucción, el Unicef podria haber alcanzado sus objetivos de vida infantil para el año 2.000.

ARITMET1CA BELICA.- Mientras que los países occidentales tienen reservas, o capacidad para generarlas, y podría afrontar un gasto semejante, en Irak, las cuentas son mucho más pesadas, al menos para la población iraquí. Según datos de 1988, y no hay razón para pensar que ha variado positivamente la norma de conducta sino todo lo contrario, las Fuerzas Armadas de este país se llevaban el 32% de su Producto Nacional Bruto (PNB), educación sólo se lleva el 3,7 y sanidad un pobre 0,8%. Y es que en la aritmética actual se puede apreciar que destruir es bastante más caro que crear como lo demuestra que un F14 esté valorado en 5.300 millones de euros; un F15, en 3.100; un Tomhawk, en 130 millones; un Scud, en 100 millones; un Patriot, en 110 millones; un Phoenix, en 80 millones; un Harm, en 27 millones; un helicóptero Apache, en 1.000 millones, y un fusil M16, en 42.000 euros. 0 cómo lo demuestra que, en la otra esquina, un refrigerador para almacenar 50.000 dosis de vacunas cueste 126.000 euros; una bomba de agua, tuberías y accesorios para hacer un pozo, 40.000; un litro de leche en polvo, 50; un equipo médico y medicinas para un dispensario de aldea, 32.100; un botiquín de primeros auxilios, 938; una botella de jarabe de cloroquina contra la malaria, 33; una dosis de sales de hidratación para la diarrea, 15; una ampolla de penicilina, 16; y una cápsula de antibiótico para curar infecciones, 1 euro con treinta y ocho céntimos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...