23 enero 2012

España no puede con su deuda.

"Muchas cosas, no porque son difíciles no las intentamos, más bien porque no lo intentamos son difíciles" Séneca.




“España va a tener que reestructurar su deuda”. Jamil Baz.
El ejecutivo del mayor hedge fund cotizado está a favor de un impuesto sobre la riqueza del30% y de devaluar el euro.


Cuatro años de calvario y aún queda una larga travesía para purgar los excesos del pasado. “La crisis financiera no se resolverá en, al menos, una década” y por el camino, “hay riesgo de bancarrotas de grandes bancos, reestructuraciones de deuda y un ajuste muy doloroso para las economías occidentales”. Esta visión tan tremebunda de nuestro futuro a corto y medio plazo proviene de una voz sobradamente autorizada: Jamil Baz (Líbano, 1959), estratega jefe de Inversiones de GLG Partners –uno de los mayores hedge fund del mundo– y profesor de Economía financiera en la Universidad de Oxford. Con pocos pelos en la lengua, pero sin perder un ápice su marcado estilo didáctico de profesor universitario, se reunió con EXPANSIÓN en el hall del madrileño Hotel Orfila para arrojar algo de luz sobre el devenir de los mercados financieros y de la economía real.

España, estigmatizada como el resto de los países periféricos,no salió bien parada. “Se ha castigado con especial violencia a España por la poca transparencia que reflejan los balances de los bancos y de sus cuentas públicas, a pesar de que la relación de su deuda frente a PIB está en niveles más saneados que la de otros países”, señaló el experto. Aun así, “el cambio de Gobierno es positivo y parece que hay voluntad de hacer reformas, pero hay que ver cómo se concretan las medidas. El problema es que el ajuste fiscal va a tener un impacto negativo en el PIB”, añadió.
En un momento delicado para los mercados de financiación, el experto no titubeó al declarar que, en su opinión, “va a haber una reestructuración de la deuda de España, aunque no sea inmediatamente”. Sus previsiones para los mercados tampoco son halagüeñas, aunque siempre haya oportunidades de inversión. De hecho, sostiene que “hay mucho valor en las bolsas de los países periféricos dado que ya han descontado gran parte de los problemas, a excepción del elevado nivel de apalancamiento”. Según Baz, “en estos mercados aún existe riesgo de quiebras en grandes bancos y también de ampliaciones de capital, por lo que la prima de riesgo es superior que en EEUU”. Aunque, en términos generales, considera que los activos de riesgo como la bolsa no se van a comportar bien, cree que en los próximos meses habrá sorpresas positivas. “En el corto plazo podríamos asistir a un rally puntual en bolsa, pero los mercados aún necesitan sufrir durante un tiempo para que veamos un movimiento alcista sostenido”, apunta.
La banca europea se podría vestir de verde en los parqués pronto. “Creo que
los bancos europeos, también los españoles, van a experimentar un rally, pero no por fundamentales, sino por motivos técnicos. De todos modos, no creo que la banca vuelva a las cotizaciones previas a la crisis en, al menos, 15
años”, sentencia.



Sobre qué hacer para salir del atolladero en el que se encuentra Europa, indica que “es difícil aplicar medidas anticrisis”, porque se debe “encontrar el equilibrio entre desapalancamiento y crecimiento”. Considera que “el ajuste fiscal tendrá un impacto negativo, que todavía hoy está subestimado”. En este entorno adverso, propone dos medidas, aunque duda de la capacidad de los gobiernos para ponerlas en marcha. “Una solución, que no se va a implementar porque sería tremendamente impopular, es imponer un impuesto sobre la riqueza del 25% ó 30%”.
Junto a ello,añade que ayudaría a Europa una devaluación agresiva de su moneda. “El euro debería cotizar en el entorno de 80 céntimos de dólar,lo que permitiría al continente ganar competitividad”. De hecho, señaló que su posición en el euro es bajista.
Además de lo que sí podría hacerse, Baz también tiene claro qué medidas son estériles. En los últimos años y, especialmente, en los últimos días, ha saltado a las portadas la posibilidad de gravar las transacciones financieras, con la llamada Tasa Tobin. “Este impuesto no va a servir para luchar contra la especulación y no va a afectar a los hedge funds. Los gobiernos están ladrando al gato bajo el árbol equivocado”, argumenta.

La rupia india es un valor refugio según Baz.

Oportunidades

 Aunque el viento sople en contra de los inversores, Baz ve oportunidades. “El mercado más atractivo es el de divisas, ya que es muy líquido y existen grandes distorsiones que pueden aprovecharse. El dólar neozelandés o australiano y el franco suizo están muy  caros, por lo que me pondría
corto. Por el contrario, creo que comprar divisas asiáticas (salvo el yen japonés) es una oportunidad. Me pondría largo en dólar taiwanés, rupia india, 
won koreano o corona sueca y  noruega”,explica. Por otro lado, Baz se muestra
negativo en el mercado de las materias, exceptuando el oro y el platino, donde prevé una posible revalorización. Según el experto, el mercado americano de renta variable está sobrevalorado frente al rendimiento real de la renta fija,donde sí ve valor. “Los bonos de EEUU son atractivos, aunque las rentabilidades sean bajas y no sea descartable que se den ventas masivas”, añade.


*Jamil Baz,estratega jefe de inversiones de GLG y profesor de
economía financiera en la Universidad de Oxford, comenzó su
carrera en Deutsche Bank, donde llegó a ser estratega jefe del
grupo a nivel global. Posteriormente se incorporó a PIMCO, la
mayor gestora de renta fija del mundo, donde jugó un papel
clave en la puesta en marcha del negocio Multi-Asset. Antes de
incorporarse a GLG, Baz fue managing director y macro
propietary trader en Goldman Sachs. Posee titulaciones del
HEC Parós,London School of Economics (MSc), MIT (SM) y
Harvard (AM,PhD)



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...