Mi lista de blogs

martes, 23 de abril de 2013

Los efectos de la crisis: España pierde habitantes por primera vez desde 1996.


La grave depresión económica que atraviesa España está obligando a muchos extranjeros a volver a su país o a buscar otro destino en la Unión Europea donde encontrar mejor fortuna. Ésta es la razón fundamental de que, por primera vez desde 1996, España perdiese población el año pasado.

El número de ciudadanos empadronados disminuyó el año pasado en 205.788 personas –un -0,4%– y dejó la cifra total de residentes en 47.059.533. Así se refleja en el primer Avance del Padrón Continuo, según informó ayer el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Pica para ampliar

De esta cifra de habitantes, 41.539.400 son españoles y 5.520.133 son extranjeros. Es decir, estos últimos representan el 11,7% de los ciudadanos empadronados, tras haber descendido en el último año en 216.125, un 3,8%, en términos relativos.

Un dato contundente que refleja el éxodo de extranjeros es que ha aumentado un 1.300% en el último año. Ya en 2011, abandonaron España 15.229 de estos ciudadanos.

La larga depresión económica ha provocado que el movimiento demográfico haya cambiado de sentido. De hecho, desde el año 2000 a 2010, la población extranjera pasó de 923.879 a 5.747.734. Era la razón fundamental del fuerte crecimiento del número total de habitantes que, en ese periodo, pasó de 40,5 millones a 47 millones.


El descenso en el número de extranjeros es el motivo principal también de que disminuya, o se atenúe, el crecimiento de la población activa. Es decir, de la gente que está trabajando o busca empleo por todos los medios, como previsiblemente reflejará la Encuesta de Población Activa del primer trimestre del año, que se publicará el próximo jueves.

La salida de España de extranjeros en edad de trabajar también es un hecho preocupante para asegurar la sostenibilidad de las pensiones públicas pues supone una pérdida de cotizantes.

Españoles

Pica para ampliar

Por el contrario, en la balanza entre altas y bajas en el Padrón Municipal, el número de ciudadanos españoles aumentó en 2012 en 10.337, una nimiedad que, en términos relativos, apenas supone un aumento del 0,02%. Para entender esta cifra tan baja de nuevos nativos empadronados, hay que tener en cuenta dos factores: el primero, es la baja natalidad entre las familias españolas. En segundo lugar, también hay que tener en cuenta la salida de ciudadanos que buscan trabajo fuera de nuestras fronteras. En todo caso, otro dato que demuestra la profundidad de la crisis es que la población disminuyó el año pasado en todas las comunidades autónomas. Tan solo aumentó en la ciudad autónoma de Melilla, con 2.798 personas más. Las regiones que más población perdieron en 2012 fueron Castilla y León, con un descenso de 30.605 personas; Andalucía, con 28.711 ciudadanos, y la Comunidad Valenciana, con 24.901 habitantes.


1 comentario:

  1. "...El descenso en el número de extranjeros es el motivo principal también de que disminuya, o se atenúe, el crecimiento de la población activa."

    Pues si y como hay unos 6 millones de extranjeros y 5 millones de parados y 2+2 son 4...

    Pero nadie piensa Será que pasan poca hambre

    Yo siempre he creido que la gente es estupida mientras le paguen por serlo En el momento que no les paguen por serlo: se acabaron los gilipollas

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...