24 marzo 2013

Análisis Autonomías: El rico Norte se distancia del pobre Sur.



La distancia que separa a la región con mayores ingresos per cápita de España, el País Vasco, y la más pobre, Extremadura, aumenta en 1,5 puntos, de acuerdo con los datos de la Contabilidad Regional de España que publicó ayer el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Pica para ampliar

El País Vasco se dejó en 2012 un 0,7% de su PIB per cápita, pero el de Extremadura cayó un 2,4%. Así, el primero ha pasado de disfrutar de unos ingresos un 35,4% superiores a la media española (un 34,7% más en 2011), mientras que la segunda tiene un 32,4% menos (por un 31,6% en 2011).

Si en 2008 el País Vasco disfrutaba de una renta per cápita un 86,6% por encima de la extremeña, hoy ya supera el doble. Éste no es un fenómeno exclusivo de Extremadura y, de hecho, han sido las comunidades con un menor PIB las que han entrado en una fase recesiva más aguda: Castilla-La Mancha, con una pérdida del 2,5%, el ya mencionado resultado de Extremadura (-2,4%), Andalucía (-2,2%) y Murcia (-2,2%).

Por el contrario, Madrid, Cataluña y País Vasco obtuvieron resultados más positivos, que van desde el estancamiento de Cataluña hasta el -1,5% de Madrid. También salieron relativamente bien paradas Galicia (-0,4%), Castilla y León y Aragón (ambas un -0,9%). La única comunidad que experimentó un cambio positivo (0,1%) fue Baleares.

Rico Norte y pobre Sur

Con los resultados del año pasado se confirma, cada vez más fuertemente, la diferencia existente entre las regiones de cabeza y las de cola, que se pueden identificar con un Norte industrial y un Sur más agrario.

Pica para ampliar

Las primeras disfrutan de una renta per cápita entre 24.393 euros (Baleares, ver información adjunta) y 30.829 euros (País Vasco). En este grupo,se encuentran también Aragón, Madrid, Navarra, La Rioja y Cataluña y su renta media está, al menos, un 7% por encima de la media española. Las segundas van desde Asturias (21.035 euros al año) hasta Extremadura (15.394), pasando por Galicia, la Comunidad Valenciana, Canarias, Murcia, Andalucía y Extremadura, además de las dos ciudades autónomas. Cerca de la media nacional apenas quedan Cantabria y Castilla y León.

La crisis ha dejado en evidencia el modelo económico de algunas comunidades autónomas, que dependen de las transferencias de fondos para mantener su actividad económica y esas transferencias, tanto las que van a cargo de presupuestos como la financiación bancaria, ya no dan más de sí.

Pica para ampliar

El Sur y la Comunidad Valenciana no han dejado de perder renta, en relación con la media española desde que empezó la crisis, mientras que el Norte se ha mantenido. Esto evidencia que los modelos más industrializados aguantan mejor la crisis, porque no dependen sólo del mercado interior, los trabajadores pueden readaptarse de forma más sencilla y tienen más facilidad de entrada a puestos de trabajo estables y relativamente bien remunerados. El turismo, los servicios, la construcción... tienen un comportamiento que se ve mucho más afectado por los ciclos.

Los datos publicados ayer por Eurostat, referidos a 2010, también confirman estas diferencias. Tres regiones (Madrid, Cataluña y País Vasco) superaban entonces el 125% de la renta comunitaria, pero sólo una cayó por debajo del 75% de la renta media europea (Extremadura).

Si en vez de mirar el PIB per cápita se coge el de toda la región, Baleares, la mejor parada, pierde un 0,3%. Cataluña se deja un 1%, Madrid un 1,3%, el País Vasco un 1,5% y Castilla-La Mancha un 3%. Apenas cuatro comunidades salen significativamente mejor paradas que los ingresos medios, como es el caso de Madrid o Navarra.

Pica para ampliar

La razón de la divergencia entre los resultados regionales y los individuales es, además del crecimiento natural, la emigración: cada año salen de España más de 100.000 ciudadanos. Los españoles también se mueven dentro de España, y no necesariamente donde más empleo hay, sino donde más se crea o más se renuevan los trabajadores. En definitiva, donde es más fácil encontrar una oportunidad. Otra de las fuerzas que operan es la posibilidad de volver a la región de origen si el empleo termina.

De esta forma, la entrada de flujos de migración interior en una región donde se crea empleo puede ejercer una presión a la baja sobre los salarios (rebajando la renta per cápita) mientras que el PIB regional se beneficia, en comparación. En sentido contrario, si una región tiene una alta tasa de emigración, la renta media puede quedar realzada a pesar de que la renta total de la comunidad autónoma disminuya, como es el caso de Baleares.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...