Mi lista de blogs

jueves, 15 de noviembre de 2012

Otra huelga que termina en fracaso... algo deberían replantearse los sindicatos.




Visto el antiliberalismo atrabiliario y sistemático de los sindicatos, el intentar una aproximación entre sindicalistas y liberales parece una pura extravagancia. Sin embargo, sospecho que una forma de evitar precipitarse aún más en el descrédito es pasar de liberados a liberales. De hecho, la figura del liberado sindical era casi desconocida para el grueso de la opinión pública hasta hace poco. Ahora, en cambio, es moneda corriente entre los ciudadanos, y no precisamente una moneda muy apreciada. Más bien, al contrario, ha servido para apuntillar al prestigio que los sindicatos han ido perdiendo desde el final de la dictadura franquista.

Los recortes parece que han afectado a los grandes sindicatos. Del  inaccesible marisco han pasado al exquisito ibérico. Imagen tomada ayer en una sede sindical.

Esto es paradójico, porque debería haber sucedido lo contrario. Una forma de analizarlo es contemplar la ayuda estatal como corporativismo entre castas, que explica el descrédito paralelo al de los sindicatos que ha registrado otro grupo cuya reputación debería haber mejorado: los políticos. En cambio, se ha hundido, igual que la de los sindicalistas, y conjeturo que por las mismas razones. La imagen de sindicalistas y políticos, en efecto, no está asociada a la de personas que defienden a los ciudadanos sino justo a lo contrario: a personas que se aprovechan de los ciudadanos, que viven de sus impuestos y que gozan de toda suerte de injustos privilegios, como la de estar liberados del mismo yugo laboral que comparten el resto de los españoles. Así, a más democracia popular menos popularidad de esos dos grupos tan firmemente asociados con ella. El fenómeno puede guardar relación con la pérdida de libertad de los ciudadanos, también paradójicamente vinculada a la democracia, que se suponía que la iba a garantizar, y que en cambio se ha traducido en reducciones de esa libertad, desde la impresionante subida de los impuestos hasta toda clase de controles, multas y prohibiciones de unas Administraciones que han crecido hasta volver irreconocible el Estado español de mediados de los años 1970.

Cuando un líder sindical hace ostentación de un Rolex de 7.000 € en el peor escenario laboral que se recuerda en este país desde la posguerra  es que algo está fallando.

...Y no crean que el Rolex es el único reloj del que presume en público. Este Maurice Lacroix de 5.000 € también forma parte de su colección de relojes que supera el valor de los 40.000 €. Este señor es el que se otorga el pomposo título de defensor de los 5,5 millones de parados españoles en estos momentos.

Ahora imaginemos un sindicalismo liberal -por cierto, el primero que lo defendió fue Adam Smith (La riqueza de las naciones). Imaginemos que los sindicalistas no tuvieran ningún privilegio, que sólo vivieran de las cuotas de los afiliados, que no existieran los liberados, que jamás violaran la libertad de los demás trabajadores, que nunca defendieran los derechos de unos trabajadores proponiendo violar los derechos de otros, que nunca ejercieran la violencia sobre nadie, que siempre exigieran que bajaran hasta un mínimo, o incluso que desaparecieran, los impuestos que pagan los trabajadores (empezando por el IRPF y el IVA), y que nunca hicieran huelga perjudicando a los ciudadanos.



Dirá usted: eso de pasar de liberados a liberales acabaría con la estructura actual del sindicalismo. No lo sé. Sí sé que en ese caso los sindicalistas volverían a gozar de algo que han perdido masivamente y que igual debería importarles recuperar: el aprecio de los trabajadores.


2 comentarios:

  1. todos los fascistas que estais en contra de la clase trabajadora deveriais pasar uno a uno por una gillotina bien afilada


    zzzzzzzzzzzzzzassssssssssssssssssssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  2. No sois mas tontos porque teneis overflow de la tonteria

    En españa parece que para ser de izquierda exigen antes ser gilipollas ¿?¿?¿?

    Vamso a ver estos dos Galos de Asterix ( que son el bigote y el barbas) ¿Son de izquierdas? TONTO el que se lo crea
    No lo son y hay pruebas de ello

    1 robaron el patrimonio sindical de la CNT

    2 roban a los trabajadores ( junto ocn la patronal) los miles de millones de formacion que nos ha estado enviando Europa

    3 Heredaron y profundizaron el sistema de control llamado sindicalismo vertical del franquismo

    4 No permiten el sindicalismo de clase Prueba de ello es los ataques salvajes a los dos unicos sindicatos de clase que existen en España El de los pilotos del SEPLA y el de los controladores Aereos les jode muchisimo porque al ser sindicatos de clase obtien resultados probados en sus negociaciones con la patronal


    Aun se cree alguien que esta gentuza defiende a la clase obrera

    Seguro que los retrasados mentales que hablan de la guillotina se lo siguen creyendo

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...